Page images
PDF

TITULIS IX.

De bonorum posjessionibuj.

TITULO IX.

De las bonorum potesionei.

En el Libro primero de esta obra (1) he manifestado que la \<h cucion bonorum possessio era una de las palabras nuevas de que se valieron los pretores para suplir, ayudar y corregir el derecho civil, y que significaba la herencia dada en virtud del edicto del pretor. Allí justifiqué también la traducción que doy á aquella palabra, versión admitida por muchos, pero no aceptada por todos. Creo que debo hacer una ligera esplicacion respecto al origen de la bonorum posesión , antes de entrar en el examen de las doctrinas que este titulo comprende.

La herencia, en el sentido estricto de la palabra, era de derecho civil, y la acción para pedirla constituia una reivindicación verdadera ; asi para entablarla habian de obtenerse ciertas fórmulas rigurosas é inflexibles, consistiendo una de ellas en que el magistrado señalase los respectivos papeles de demandante y demandado que á cada uno de los litigantes correspondía en el juicio. No me detengo ahora en esta materia: en su lugar oportuno se pondrá con mas facilidad al alcanoe de todos, por lo qua me limitaré á hacer aquí las indicaciones mas precisas. Por regla general el que debia tener la consideración de demandado en un juicio en que se trataba de reivindicar alguna cosa, era el que la poseia. Pero esta posesión no podia seguir la misma regla cuando se trataba de la herencia, que cuando el litigio versaba acerca de otra cosa. En efecto, en las demas cosas había por punto general entre los dos litigantes uno que poseyera: no sucedía asi en la herencia, porque cuando se suscitaba un pleito acerca de ella, no habia realmente persona que la poseyera , puesto que de considerar poseedores á aquellos en cuyo poder estaban las cosas hereditarias, resultaría que la herencia tuviera tantos poseedores cuantos fuesen los objetos comprendidos en ella. Era necesario, pues, en este caso, que diera el pretor la posesión interina a aquel que en su concepto pareciese asistido de mejor derecho á la herencia: de aquí provino que se la concediera al que presentaba un testamento revestido de todas las solemnidades esteriores, y en su defecto al que con arreglo a la ley debia ser heredero ab intestató. Hé aquí el origen de las dos bonorum posesiones,

(t) Al comentar el §. inicial del lít. XXI.

Tomo 11. 10

secundüm tabulas y unile legitimi. Otorgado de esto modo la posesión de la herencia á uno de los que la pretendían, su contrario, si no tenia bastante confianza en las pruebas, se veia en el caso de abandonar el proceso: por esto la posesión dada por el pretor fue considerada como un medio subsidiario que producía la ventaja de que disfrutasen la herencia algunas personas que no eran herederos con arreglo al derecho civil. Este remedio pretorio, que venia á apoyar el principio de que era de interés general que las herencias no estuvieran vacantes, y de que convenia alentar á los que desde luego se presentaban á pedir lasque podían serles peligrosas, dió lugar á que los pretores previniesen en sus edictos, que si no habia heredero legítimo, darian la posesión de los bienes hereditarios á los parientes mas próximos, y a falta do estos al cónyuge sobreviviente: estas dos bonorum posesiones son las llamadas unde cognati y unde oír et uxor. Desde entonces comenzó la sucesión pretoria, que vino después á formar un sistema opuesto al del derecho civil, porquo los pretores no se contentaron con auxiliarlo y suplirlo, sino que también lo corrigicron, introduciendo las bonorum posesiones conlru tabulas y unde liberi, á favor de los mismos á quienes el derecho civil negaba la herencia.

Aunque, hablando en un sentido estricto, ni la bonorum posesión es herencia, ni el bonorum poseedor heredero, sin embargo, como suelen observarse para unos y otros iguales reglas, no parecerá inexacto que el jurisconsulto Paulo (1) diga que bajo la denominación de herencia se comprende también la bonorum posesión, y que el mismo jurisconsulto (2) y Ulpiano (3) manifiesten que el bonorum poseedor es reputado en todas las causas como heredero. No puede negarse, sin embargo, que habia algunas diferencias entre la herencia y la bonorum posesión; tales son que la herencia daba el dominio quiritario, á lo que era consiguiente que al heredero y contra el heredero competían las acciones que dimanaban de la ley: al contrario, el bonorum poseedor no adquiría el dominio quiritario mientras no lo obtenía por la usucapión, y en su favor ó contra él competian solamente acciones útiles.

En otro lugar queda esplicado en qué se diferencia la bonorum posesión de la posesión de los bienes (4).

Jus bonorum possessionis intro- ¡ La bonorum posesión fue introduductum est íi pratore emendandi I cida por el pretor para corregir el

[ocr errors]

veteris juris gratiá. Nee solüm in intestatorum hseredilatibus vetus jus eó modo pwetor emcndavit, sicut snprá dictuen est, sed in eorum quoqué, qui testamentó factó decesserint (o). Nam si alienus posthumus hseres fuerit institutus, quamvis hsereditatem jure civili adire non poterat, cum institutio non valebat(b), honorario tamen jure bonorum possessor efiicicbatur, videlicét cum á pnetore adjuvabatur (c): sed et hic a nostrá constitutione hodié recle hseres instituitur, quasi et jure civili non incognitus.

antiguo derecho, y no solamente lo corrigio en las herencias ab intesta| id, como hemos espuesto anteriormente, sino también en las de los que morían con testamento (o). En efecto, cuando un postumo ageno era instituido heredero, aunque con arreglo al derecho civil no podia adir la herencia, porque era nula la institución (b), sin embargo, por derecho honorario adquiría la bonorum posesión con el auxilio del pretor (c). Mas hoy el postumo ageno , en virtud de una constitución nuestra, puede ser instituido válidamente heredero, y está reconocido como tal por el derecho civil.

(u) Conforme con Ulpiano. ( Ley 1, tít. VI, lib. XXXVIII del Dig.)

(6) Conforme con Cayo. (§. 262, Com. II de suslnst.)

(e) Conforme con Paulo. (Ley 3, til. XI, lib. XXXVII del Dig.)

Comentarlo.

Emendundi veteris juris.—Enmendó el pretor el antiguo derecho civil mitigando su rigor en muchas ocasiones, como ha habido ya ocasión de ver y como se verá mas adelante.

Alienus posthumus.—Queda ya esplicada esta frase en otro lugar (1).

[merged small][merged small][ocr errors][merged small]

ORIGENES.

Copiado do Cayo. (§. 34, Com. Ill de sus lñst.)
Comentarlo.

Ad eos ho?reditas pertinet jure civilií — Podrán creer algunos que la bonorum posesión concedida por el pretor no reportaba utilidad á los que tenian el título de herederos, y de consiguiente eran dueños con arreglo al derecho civil. Cayo (1), de quien copió Justiniano el texto, añade estas palabras que omitió el Emperador: quibus casibus beneficium ejus in soló videtur aliquam utilitatem habere, quod is qui itá bonorum possessionem petit, interdictó cujus principium est Quorum Bonorum uti possit, cujus interdicti qwB sit utilitas suó locó proponemus; es decir, que la bonorum posesión tenia una sola ventaja sobre la herencia, á saber: la de dar derecho á usar del interdicto quorum bonorum para adquirir la posesión de los bienes hereditarios, bastando probar, para ser preferido-á cualquiera detentador, que el difunto los habia poseído; pero el heredero, para adquirir en concepto de tal las cosas hereditarias, necesitaba probar que el difunto era dueño de ellas;

Quos autem prcetor solus vocat ad haereditatem, haeredes quidem ipsó jure non fiunt. Nam prator hajredem faceré non potest: per legem enim tantúm, vel similem juris constitutionem haeredes fiunt, veluti per senatus-consultum et constitutionesprincipales; sed cum eis praetor dat bonorum possessionem, locó hceredum constituuntur (a), et vocantur bonorum possessores. Adhúc autem et altos complurcs gradus praetor fecit in bonorum possessionibus dandis , dúm id agebat, ne quis sine successore moriatur: nam angustissimis finibus constitutum per legem duodecim tabularum jus percipiendarum haereditatum praetor ex bonó et aequó dila— tavit (6).

Aquellos á quienes solamente el 2 pretor llama á la herencia, no son herederos en rigor de derecho. En efecto, el pretor no puede hacer heredero : esto solamente corresponde á la ley ó á un acto asimilado á ella, como un senado-consulto ó una constitución imperial; pero cuando el pretor da á algunos la bonorum posesión, estos se constituyen en el lugar de herederos {<i) ,'y se llaman bonorum poseedores. El pretor ha establecido otros muchos grados para dar la bonorum posesión, con el objeto de que ninguno muera sin dejar sucesor. De este modo ha estendido, con arreglo á los principios de equidad, un derecho que las leyes de las doce tablas habían reducido i los mas estrechos límites (b).

[ocr errors]

ORIGENES.

(o) Copiado de Cayo. (g. 34, Com. III de sus Inst.)

(6) Conforme con Cayo. (§§. 18, 23 y 33, Com. III de sus Inst.)

Comentarlo.

Prcetot solas vocat.—Vinnio pregunta oportunamente ¿qué sucedería si el heredero instituido en testamento, ó el agnado mas próximo del que murió intestado, los cuales no son llamados solamente por el pretor sino también por la ley, prefirieran ser bonorum poseedores mas bien que herederos? Responde el mismo jurisconsulto, conformándose con la opinión del comentarista Fabro, que serian bonorum poseedores, con arreglo á lo espuesto en el párrafo anterior, y que por lo tanto tendrían á su favor ó contra sí las acciones útiles; y llega hasta decir que, aun cuando fuera heredero suyo el que recibiera la bonorum posesión secundúm tabulas ó mide liberi, no podría ejercitar ni ser reconvenido por las acciones directas que habían radicado en él por ser heredero ipsó jure.

Locó haredum.—No pudiendo el pretor hacer herederos á los que la ley civil no consideraba como tales, por medio de la palabra nueva bonorum possessor y una ficción, vino á darles el lugar de herederos.

Alios complures gradus.—La palabra gradus quiere aquí decir órdenes de suceder.

3 Sunt autem bonorum possessiones ex testamentó quidéin ha?. Prima, quaa prwtcritis liberis datur, vocaturque Contra Tabulas. Secunda, quam ómnibus jure scriptis hceredibus praetor pollicetur, ideóque vocatur Secundúm Tabulas. Et cum de testamentis priús locutus est, ad intestatos transitum fecit. Et primó locó suis ha?rcdibus, et his, qui ex edicto prajtoris suis connumerantur , dat bonorum possessionem, quaB vocatur Unde Liberi. Secundó legitimis hecredibus. Tertió decem personis, quas extraneo manumiVsori prseferebat (sunt autem decem persona; hse: pater, mater, avus, avia, tám paterni, quam materni; itém lilius, filia, nepos, neptis, tám ex filió, quam ex liliá; frater, sóror, siveconsanguinei sive uterint). Quar

Las bonorum posesiones, cuando 3 hay testamento, son dos: la primera es la que se da á los descendientes omitidos, y se llama Contra TaBulas: la segunda, la que el pretor promete á todos los que legalmente han sido instituidos herederos, y que por esto se llama Sbcundum TaBulas. Después de haber tratado el pretor de los que morían testados, pasó á los intestados. Da en primer lugar la bonorum posesión que se llama Unde Liberi d los herederos suyos y á todos aquellos á quienes su edicto asimila A los herederos suyos. En segundo lugar á los herederos legítimos. En tercer lugar llamó ¡i diez personas que prefería al manumitente estraño (estas diez personas son: el padre, la madre, el abuelo, la abuela, tanto paternos

« PreviousContinue »