Page images
PDF

(¡amentarlo.

Si tamen testamentum fecerint,—La ley de las Doce Tablas era cornplctamento>aplicable, aun después de las reformas de Justiniano, a la sucesión del liberto que habia hecho testamento, cuando su capital no llegaba á cien áureos ó á cien mil sestercios, y, por lo tanto podia el liberto disponer de él como quisiera.

Intestati decesserint, nulló liberorum relicto.—Si el liberto que no habia hecho testamento, dejaba uno ó mas descendientes legítimos ó ilegítimos en potestad ó fuera de potestad, nacidos durante la esclavitud ó cuando era ya libre, se rechazaba de la herencia al patrono y sus descendichtes: Sistema sencillo establecido por las Doce Tablas y que volvió á poner en observancia Justiniano, cualquiera que fuera la riqueza.del liberto.

Si vero testamentum fecerint.— En todos aquellos casos en que teniendo el liberto mas de cien áureos, y careciendo de descendientes ó desheredando legítimamente á los que tuviera, despojaba en testamento al patrono de su sucesión, este obtenía la bonorum posesión contra tabulas hasta conseguir la tercera parte de la herencia.

Sine onere.—En esto se igualó también la condición de los descendientes y los patronos, de modo que unos y otros debiah percibir íntegra la porción que como legítima les correspondiese.

Consonanlia jura ingenuitatis et líber linitatis.-—En efecto, á la sucesión de los libertos eran llamados: 1.° los descendientes herederos suyos y los asimilados á ellos, lo mismo que sucedía respecto á los ingenuos: 2.° el patrono ó la patrona y sus descendientes, los cuales equivalían al orden de agnados en la sucesión de los ingénuos: 3.° los parientes colaterales del patrono ó "de la patrona hasta el quinto grado , orden que representaba al de los cognados en la sucesión de los que habían nacido libres.

Sed- haec de his libertinis hodié dicenda sunt, qui in civitatem Ro— rnanam pervenerunt( cum nec sunt alii liberti, simúl et dcdüiliis.et Latinis sublatis, cúm Latinorum legiti irise successiones nullce penitüs erant, qui licét ut liberi vitam suam peragebant, attamen ipsó ultimó spirilu simíil ajiimam atque libertateiji amittebant, et, quasi servoruni, ita bona eorum jure quodammodó peculii ex lege Juniá manumissores detinebant (a). Postea vero senatusconsultó Largianó cautum fuerat,

Lo que hemos dicho debe enten- 4 derse de los libertinos que se hacen ciudadanos romanos, puesto que no hay ya otros libertos, por haber sido suprimidas las clases de latinos y dediticios. Los latinos no po-> dian dejar de ningún modo sucesión legitima, porque aun cuando habían vivido como libres, perdían en el momento de su fallecimiento la libertad con la vida, y sus bienes, según la ley Junia , pertenecían á su patrono, como los de los esclavos á su dueño, por una especie de

ut liben manumissoris, non nominatim exhseredati facti, extrañéis hseredibus eorum in bonis Latinorum praeponerentur (b). Quibus supervenit etiam divi Trajani edictum, quod eumdem hominem, si invitó vel ignorante patrono ad civitatem venire "ex benefició principis festinavit, faciebat vivum quidém cívcm Romanum, Latinum autem morientem. Sed nostrá constitutione, propter hujusmodi conditionum víces, et alias difficultatea, cum ipsis Latinis etiam legém Juniam, et senatus-consultum Largianum, et edictum divi Trajani in perpetuum de— leri censuimus, ut omnes liberti civitate Romaná fruantur, et mirabili modó, quibusdam adjectionibus, ip^ sasvias,qu« in Latinitatem ducebant, ad civitafem Romanam capiendam transposuimus.

derecho de peculio (a). Mas después el senado-consulto Largiano estableció que los descendientes del patrono que no hubieran sido nominalmente desheredados, fueran preferidos, por lo tocante a la sucesión de los latinos, á los herederos estraños (b). Vino después el edicto del Emperador Trajano, que declaraba que el latino, hecho ciudadano romano por favor del principe, contra la voluntad ó sin conocimiento de su patrono, seria considerado en vida como ciudadano y d la muerte como latino. Mas por nuestra constitución, á fin de evitar todas estas alternativas y dificultades, hemos suprimido para siempre con la misma clase de latinos la ley Junia, el senado-consulto Largiano y el edicto del Emperador Trajano, de modo que todos los libertinos gocen de la ciudadanía romana, y, haciendo algunas adiciones importantes, establecimos que por los mismos caminos que antes conducían á la libertad latina, se llegase á adquirir la ciudadanía romana.

(o) Conforme con Cayo. (g. 38, Com. III de sus Inst.)
(b) Conforme con Cayo. ($. 63, Com. III de Bus Inst.)

Comeutarlo.

Dedititiis et Latinis sublatis.—De la igualación de toáoslos libertinos y de la supresión de los latinos y dediticios se ha hablado ya en el párrafo tercero, título quinto, Libro primero de esta obra, en donde he esplicado lo que acerca de la materia basta para conocimiento del texto.

Latitiorum mccessiones nullwt—Los libertinos, que antiguamente solo conseguían la libertad latina, ni podían tener heredero ni serlo ellos, porque carecían de capacidad para suceder á un ciudadano romano y para ser sucedido por él, á lo que se agrega que al morir revivía en cierto modo el dominio de sus antiguos señores.

Jure quodammodó peculii.—Muerto el liberto latino, su patrono ocupaba sus bienes, no como berencia sino en cierto modo como peculio, porque, según se ha dicho antes de ahora, al morir renacía el dominio del señor.

Senatus-consultó Largianó. — Este senado-consulto es del imperio de Claudio y del consulado de Lupo y Largo. En virtud de él se daban los bienes del liberto latino á los descendientes del patrono que antes habia fallecido, con preferencia al heredero estraño instituido por el padre que no habia desheredado á sus hijos de un modo legítimo (i).

Divi Trajani edictum.—Este edicto prevenía que el liberto latino juniano que hubiese conseguido el beneficio de ciudadano romano por concesión del príncipe contra la voluntad ó sin el consentimiento del patrono, fuese considerado como tal ciudadano romano en vida, pero que á la muerte sus bienes siguieran la condición de los del libertino latino (2).

T1TÜLÜS VIH.

De assígnatione libertoruin.

TITULO VIH.

De la asignación de los libertos.

El presente título contiene solamente la escepcion de una regla establecida en el anterior. Entonces se manifestó que los descendientes del patrono, después de la muerte de este, debian percibir con arreglo á su proximidad y con igualdad, los bienes del liberto: aquí se dice que esto no tiene lugar en el caso en que. el patrono haya asignado el liberto á uno de sus descendientes.

[merged small][merged small][ocr errors]

babean!. Sed iiii demúm prislinum tes que, S no mediar la asignación, jus recipiunt, si is, cui assignatus hubieran sido admitidos á la herenest, decesserit nullis liberis relictis. cia del liberto. Pero estos recobran

su antiguo derecho, si aquel á quien se hubiere hecho la asignación muriere sin descendientes. .

ORIGENES.

Conforme con Ulpiano. (Ley i, tít. IV, lib. XXXVIII del Dig.)

Comentarlo. \

Licere parenti.—El derecho de hacer la asignación corresponde solo al ascendiente que manumitió: esta regla es tan estricta que á pesar de que los descendientes del patrono son por lo general reputados como manumitentes, no pueden asignar á uno de sus descendientes el mismo liberto que les asignó su padre (1).

Uni ex liberis assignare libertum. — Con arreglo al derecho antiguo, el patrono que moria antes que el liberto, no tenia ningun derecho á su sucesión; este quedaba reservado á los hijos del patrono, que entraban á suceder según su grado. El senado-consulto de que habla el texto, por la facultad que dió al patrono de asignar el liberto á uno de sus hijos, vino á prorogar los derechos del asignante para después de su muerte. No es necesario que la asignación se haga precisamente á uno de los hijos; puede hacerse á varios, como dice Ulpiano (2), aun cuando el senado—consulto hable en número singular.

Nullis liberis relictis.—Concluida la línea del descendiente á quien se hizo la asignación, renace el derecho en los demás descendientes del patrono, porque el derecho de patronato que da la asignación, es personalisimo á aquel á quien lo otorgó el patrono (3).

[merged small][merged small][ocr errors]

verit, nüm evanescat assignatio? Sed placuit evanescere, quod et Juliano et aliis plerisque visum est.

el caso de emancipar al descendiente á quien habia hecho la asignación, esta quedaría desvanecida. Prevaleció que quedara desvanecida; opinión adoptada por Juliano y por la mayor parte de los jurisconsultos.

ORIGENES.

(a) Conforme con ülpiano. (g§. ly 2, ley 3, tít. IV, lib. XXXVIII del Dig.) (6) Conforme con Ulpiano. (Ley i, tit. IV, 11b. XXXVIII del Dig.)

Comentarlo.

Nepotive,neptive. — Puede hacerse la asignación á los descendientes de grado mas remoto, en daño de los mas próximos, y por consiguiente de los herederos presuntos del patrono (1); y no es obstáculo para esto que los favorecidos con la asignación, á la muerte del asignante, recaigan en potestad paterna de otra persona (2).

Quos ¡n potestate habet. — Er patrono no puede nombrar para su liberto herederos que la ley no ha señalado, sino solo dar la preferencia á alguno ó algunos de los que lo sean. A pesar de esto hay una declaración espresa en el Digesto (3), donde se dice que un patrono que tiene dos ó mas hijos en su.poder, puede asignar un liberto al hijo emancipado.

3 Nec interest, testamentó quisas signet, an sine testamentó, sed etíam quibuscumque verbis hoc patronis permittilur faceré, ex ipsó senatusconsultó, quod Claudianis temporibus factum est, Suilló Rufó et Ostorió Scapulá consulibus.

Es indiferente que la asignación 3 se verifique en testamento ó sin testamento y en cualesquiera términos, con arreglo al mismo senado-consulto que fue hecho en el imperio de Claudio, siendo cónsules Suilo Rufo y Ostorio Scapula.

'ORIGENES.

Conforme con ülpiano. ($§. inicial y 3, tít. IV, lib. XXXVIII del Dig.)
Comentarlo.

. Quibuscumque verbis. —Del mismo modo, para revocar una asignación becha, basta manifestar la voluntad contraria (4). •

[ocr errors]
« PreviousContinue »