Page images
PDF

lnprmenti neget restituere posse.—Por regla general la restitución respecto alas acciones reales debe hacerse inmediatamente; no asi respecto á las personales en que se conceden para el pago cuatro meses (1), lo que se funda en que no es tan fácil pagar lo que se debe como el restituir lo ageno que indebidamente se posee.

Eadem raíio preñé habetur. — La palabra parné de que usa este texto manifiesta que no hay una igualdad absoluta entre la reivindicación y la pelicion de la herencia. Muchas diferencias pudieran indicarse entre una y otra acción. Por lo que hace á la restitución de frutos, que es ol aspecto bajo que el texto las compara, obsérvese que en la reivindicación de cosas singulares el poseedor de buena fe no está obligado á restituir los frutos consumidos (2), y sí en la petición de la herencia en cuanto se ha hecho mas rico (3); que en la reivindicación debe restituir el poseedor al demandante que le vence, no solamente los frutos que ha percibirlo después de la contestación á la demanda, sino también los que hubiera podido percibir el demandante á ser él el poseedor, lo que no sucede en la petición de la herencia en que solo debe restituir el demandado los frutos que él hubiera podido percibir (4); que en la petición de la herencia se reputan pedidos los frutos sin hacer espresa reclamación de ellos, lo que proviene de que esta acción comprende una universalidad en la cual los frutos se hallan contenidos como parte (5), lo que no sucede en la reivindicación, en la cual los frutos percibidos antes de la contestación á la demanda deben ser pedidos espresamente con la cosa principal, porque separados de ella han venido á ser objeto diferente; y por último, que el que es heredero de buena fé de un poseedor que la tuvo mala, no está obligado á la restitución de frutos percibidos y consumidos de buena fé en la reivindicación, mas en la petición de la herencia debe restituirlos en cuanto se haya enriquecido.

Si ad exhibendum actum fuerit, non sufficit, si exhibeat rem ís, i:om quo actum est, sed opus est, ut etiam causan rei debeat exhibere, id est ut eam causam habeat actor, quam habiturus esset, si, cuín primüm ad exhibendum egis

Si se hubiere entablado la acción ad exhibendum no basta que el demandado exhiba la cosa litigiosa, sino que es necesario además que exhiba la causa, esto es, quu procure al demandante todas las ventajas que tendría si la exhibición de

set, exbibita res fuisset: ideoque, si , la cosa se hubiere verificado cuando ínter moras usucapía sit res a pos- | se entabló la demanda; y por lo

[ocr errors]

sessore, nihilominús condemnatur. Prsetereá fructus medii temporis, id est ejus, qui post acceptum ad exhibendum judicium, ante rem judicatam, intercessit, rationem habero debet judex (a). Quod si neget is cum quo ad exhibendum actum est, in presente exhibere se posse, et tempus exhibendi causa pet.it, idque sine frustratione postulare videalur, dari ei debet, ut tamen caveat, se rostí tu tu ruin (b); quod si ñeque statim jussu judiéis rem exhibeat, ñeque postea exhibiturum se caveat, condemnandus sit in id, quod actoris intererat, ab initio rem exhibitam esse (c).

tanto, si en el intervalo el demandado hubiere completado el tiempo de la usucapión, será condenado sin embargo. Además el juez debe computar los frutos del tiempo intermedio, esto es, del que ha pasado entre la contestación á la demanda y la cosa juzgada (a). Si el demandado dice que se halla en la imposibilidad de hacer inmediatamente la exhibición y pide término para efectuarla, apareciendo que no obra con fraude debe concedérsele el término, con tal que dé caución de que restituirá (6). Pero si no obedeciere inmediatamente las órdenes del juez ni diere caución de exhibir después, deberá ser condenado en lo que interese al actor por no haberse exhibido la cosa desde el principio (c).

(a) Conforme con Ulpiano. (gg. 5 y 6, ley 9, tit. IV, lib. X del Dig.)
(6) Conforme con Paulo. (§. S, ley 12 del mismo título y libro.)
(e) Conforme con Paulo. (g. 4 de la misma ley, titulo y libro.)

Comentarlo.

Ad exhibendum. — La acción ad exhibendum, aplicable solo á los bienes muebles, es a veces necesaria para entablar la reivindicación, porque es esencial que conste la identidad de la cosa reivindicada. La acción arbitraria ha sido ya esplicada en otro lugar, como las demás de su clase (i).

Causam rei debeat exhibere.—La obligación que aquí se impone al demandado que ha sido vencido, de dar á su contrario todas las utilidades que hubiera reportado do la cosa, en el caso de que se hubiese hecho la exhibición inmediatamente después de la demanda, no es especial á la acción ad exhibendum, sino general á todas las acciones arbitrarias y de buena fe: á esto se llama exhibir ó restituir cum omni causa. No sucedía asi en las acciones de derecho estricto, en que la condenación debia arreglarse escrupulosamente á la intención, y la intención reproducir fielmente de la obligación que daba el origen al pleito.

(1) En el g. 31, tit. VI, líb. IV de estas Inst.

Tomo Ii.

Si familia! erciscundíc gudició actum sit, singulas res singulis haeredibus adjudicare debet, et si in alterius persona prsegravare videa- I tur adjudicatio, debet hunc invi-! céin cohajredi certa pecunia (sicut! jam dictum est) condemnare (a). Eó quoqué nomine cohajredi quisque suo condemnandus est, quod solus | fructus haereditarii fundi percepit, aut rem hatreditariam corrupit, aut consumpsit. Quas quidém similitér inter plures quoqué, quám dúos cohasredes, subsequuntur (b).

En la acción familia; erciscundce debe el juez adjudicar cada objeto bereditario á uno'de los herederos en particular, y si la adjudicación hecha á alguno pareciere demasiado considerable, debe (como ya hemos dicho) condenarle á pagar a su coheredero una cantidad determinada í«). La misma condenación tiene lugar contra cada coheredero á favor del otro por los frutos hereditarios que él solo haya percibido , ó por las cosas que hubiere deteriorado ó consumido. Estas reglas se observan también en el caso de que haya mas de dos coherederos (b).

(o) Conforme con Juliano. (|. 2, ley 52, tit. II, lib. X del Dig.) (6) Conformo á una constitución de los emperadores Diocleciano y Maximiano. (Ley 19, tit. XXXVI, lib. III del Cód.)

5 Eadem interveniunt et, si communi dividundo de pluribus rebus actum fuerit. Quod si de una re, veluti de fundó, si quidém isle fundus commodé regionibus divisionem recipiat, partes ejus singulis adjudicare debet, et, si unius pars prasgravare videbitur, is invicém certa pecunia alteri condemnandus est¡ quod si commodé dividí non possit,vel homo forte, aut mulus erit, de quo actum sit, uni totus adjudicandus est, et is invicém alteri certa pecunia condemnandus.

Lo mismo sucede en la acción o communi dividundo cuando se traía de la partición de muchas cosas; pero cuando la cosa objeto de la división es una sola, por ejemplo, una heredad, si admite cómoda división, el juez debe adjudicar á cada uno su parte, y si la de alguno fuere mas considerable deberá este ser condenado á dar al otro cierta cantidad. Mas si la cosa coman no puede dividirse, como sucede con un esclavo ó con un mulo, entonces la adjudicación debe hacerse solamente á uno, condenándole á dar al otro una cantidad determinada.

Orígenes.
Conforme con Ulpiano. (Ley 55, tit. III, lib. X del Dig.)

6 Si finium regundorum actum fuerit dispicere debet judex, an necessaria sit adjudicatio. Qusc sané uñó casu necessaria est, si eviden

En la acción finium regundorum 6 debe investigar el juez si es ó no necesaria la adjudicación; y solo lo es en el caso de que convenga

tioribus finibus distinguí agros commodiús sit, quáin olim fuissent diatincti (o); nam tune necesse est, ex altcrius agro partero aliquaro alterius agri domino adjudican. Quo casu conveniens est, ut is alteri certa pecunia debeat condemnari (í>). Eó quoqué nomine damnandus est quisque hoc judició, quod forte circa fines malitiosé aliquid commisit, verbi graliá, quia lapides finales furatus est, aut arbores finales cecidit. Contumatiae quoqué nomine quisque eó judició condemnatur, veluti si quis, jubente judice, mcliri agros passus non fuerit (c).

distinguir los campos con limites mas claros que los que tenian antes (a), porque entonces es necesario adjudicar parte del campo de uno al dueño del otro campo, y condenar á aquel d quien se adjudica á que dé al otro una cantidad (6). En este juicio debe ser condenado también aquel que con dañada intención cometió algún alentado contra los limites, por ejemplo, hurtando los mojones, ó cortando los árboles que señalaban la separación de los campos. Como contumaz es condenado también en el juicio de división de límites, el que á pesar de la orden del juez, se opusiere ;l que se midieren los campos (c).

[merged small][ocr errors][merged small]

Como eu otros lugares de esta obra, y especialmente al comentar el párrafo veinte del título sesto do este Libro cuarto, he hablado de las acciones familim erciscundoe, communi dividundo y finium regundorum, y esplicado hasta donde se estiende respecto á ellas la autoridad del juez, escusado es que me detenga mas acerca de este punto.

Quod autem istis judiciis alicui adjudicatum sit, id slalhn cjus fit, cui adjudicatum est.

Lo que se hubiere adjudicado por 1 consecuencia de eslas acciones, se hace inmediatamente de la propiedad de aquel á quien se adjudica.

ORÍGENES.

Conforme con Ulpiano. (§. 16, tit. XIX de sus Reglas.)
Comcnturlo.

Stat'tm cjus fit.—Antes de ahora queda espuesto el principio de que la adjudicación hecha por el juez en los juicios familia; erciscundm, communi dividundo y finium regundorum, traspasa sin necesidad de tradición la propiedad ¡i aquel á cuyo favor se hace.

[ocr errors][ocr errors]

El principio de que el juez debe arreglarse á las leyes al administrar justicia, principio esencial en todos los pueblos, está, como.no puede menos, admitido también entre nosotros, y restringido por la regla del mismo derecho romano, ya desenvuelta en otro lugar, de que la costumbre legítimamente introducida deroga la ley. Si falta ley ó es oscura ó insuficiente, no por eso, cuando se trate de negocios civiles, puede el juez abstenerse de decidir el litigio sometido á su examen; al contrario, imbuyéndose en el espíritu general del derecho, estudiando y comparando las leyes que tengan mas analogía con el caso, investigando los precedentes que la práctica, especialmente de los tribunales que sin ulterior recurso fallan los pleitos, haya establecido, y por último, acudiendo al depósito inagotable de las doctrinas, y á los principios eternos de justicia y de equidad, debe suplir el silencio, la oscuridad , ó la insuficiencia de la ley.

En las acciones noxales se baila también introducida la misma doctrina romana (i), é igualmente en las acciones de partieron de herencia, de división de bienes comunes y de apeo (2), y por la práctica en la acción llamada ad exhibendum. Respecto á las acciones reales el poseedor que ha sido condenado debe hacer la restitución inmediatamente, teniendo facultad el juez en el caso de que viese que el demandado no podia restituir la cosa desde luego, y que no son maliciosas las alegaciones que presenta al efecto, señalarle un término prudente con tal'que dé fianza de entregar al vencimiento del plazo la cosa ó su estimación: respecto á las acciones personales tiene diez dias el demandado, en caso de condenación, para cumplir lo ordenado en la sentencia (3).

T1TULIS XVM. | Titulo xviii.

De publicis judiciis. De las acusaciones públicas.

Puede decirse que está concluido el tratado elemental de derecho mandado ordenar por el emperador Justiniano para dirigir los prime

[ocr errors]
« PreviousContinue »