Page images
PDF

impensas litis inferre adversario suo cogatur (d).

cima parte del valor del pleito, lo que nunca hemos visto aplicar. En su lugar se ha introducido el referido juramento y la obligación de que el litigante de mala fé pague á su contrario los perjuicios y los gastos que le haya ocasionado \d).

(o) Turnado de Cayo. (|. 173, Gom. IV de sus Inst.)

(í>) Conforme con una constitución de Jusliniano. (§. inicial, ley 2, til. LV1II, lib. III del Cód.)

(c) Conforme con una constitución de Justiniano. (§. 1, ley 14, tit. I, lib. 111 detCóü.)

(d) Conforme con una constitución de Justiniano. (§. 6, ley 13 del mismo titulo y libro.)

Comentarlo.

Vel tripli—Según este texto parece que hay una acción cuya condenación es del triplo del valor del litigio en caso de negativa del demandado. Acordes están los comentaristas en que no hay ningún ejemplo de acciones en el triplo por razón de esa negativa. Teófilo en su Paráfrasis no lo menciona, por lo que, y atendiendo á que el párrafo de las Instituciones de Gayo de que esta tomado el que comento, como queda dicho en los orígenes, habla del triplo con relación á las acciones llamadas furti emeepti y furti oblati, es de creer que la palabra tripli fué un error en que incurrieron los redactores de las Instituciones del Emperador Justiniano.

í Ex quibusdam judiáis damnati, ignominiosi liunt, veluti furti, vi bonorum raptorum, injuriarum, do doló,itéin tutelae , mandati, depositi, directis non conlrariis actionibus, item pro socio, qua; ab ulráque parte directa est (et oh id quilibet ex sociis, eójudició damnatus, ignominia notatur). Sed furti quidém, aut vi bonorum raptorum, aut injuriarum, aut de doló, non solúm damnati notantur ignominia, sed etiam pacti , et rede: pluiimüm enim interest, uliúm ex delicio aliquis, an ex contractu debitor sit.

En algunas acciones la condena- 2 • cion lleva consigo la infamia: asi sucede en las de hurto, robo, injuria, dolo; en las acciones directas, pero no contrarias, de tutela, de mandato y de depósito; en la de sociedad, que es directa respecto de todos los asociados (incurriendo por lo tanto en infamia todo socio condenado por consecuencia de ella). Mas debe advertirse que en las acciones de hurto, robo, injuria y dolo, no solo incurren en infamia los que han sido condenados, sino también los que han transigido; y cou razón, porque hay mucha diferencia entre ser deudor por un delito ó serlo por un contrato.

OUlfiKNBS.

Tomado de Cayo. (§. 182, (¡ora. IV'de sus Inst.)
Comentarlo.

Directis non contrariis actionibus. — La diferencia que aquí se hace entre las acciones directas y contrarias, emana del objeto de cada una de ellas. Ni el tutor, ni el depositario, ni el mandatario que son los que están obligados por las acciones directas de tutela,-de depósito y de mandato, pueden ignorar que es lo que deben restituir, y de qué deben dar cuenta; y por el contrario el pupilo, el mandante y el deponente contra quienes competen las acciones contrarias, no pueden saber lo que deben al tutor, al mandatario ó al depositario, antes que estos den cuentas y acrediten un alcance á su favor. Un caso hay, sin embargo, en que la acción contraria de mandato lleva consigo la infamia, á saber: cuando el demandante fuese condenado por no querer restituir al fiador lo que este hubiera pagado por consecuencia de un mandato que le babia determinado á dar la fianza (1).

El redé. — La transacción respecto á las acciones provenientes de un delito no puede disminuir la ignominia que el hecho criminal lleva consigo, á lo que se agrega que el que transige acerca de un delito viene en cierto modo á reconocerse culpable de él.

Omnium autem actionum insti—" tuendarum principium ab eá parte edicti proficiscitur, quá pnetor edicit de in jus vocandó: utiqué enim in primis adversarius in jus vocandus est, id est, ad eum vocandus est, qui jos diclurus sit (a). Qua parte prator parentibus et patronis, itera liberis parenlibusque patrono— rum et patronarum hunc pnestat honorem, ut non aliter liceat liberis libertisque eos in jus vocare, quaní si id ab ipsó prajtove postulaveiint et impetraverint; el, si quis aliter vocaverit, in eum prenain solidorum quinquaginta constituí (b).

El principio del procedimiento en 3 toda clase de acciones está arreglado por el pretor en la parte del edicto que versa acerca de la citación ante el magistrado, porque previamente á todo debe ser el contrario llamado ante el que está encargado de la jurisdicción (a). En estaparte del edicto el pretor concede a los ascendientes, á los patronos y á los ascendientes y descendientes de los patronos y de las patronas el honor de que no puedan ser citados por los descendientes y libertos, si no hubieren pedido y obtenido la venia del mismo magistrado, y establece que si alguno contraviniere á esto incurra en la pena de cincuenta sólidos (6).

[ocr errors]

(o) Conforme con Paulo. (Ley 11,'tit. VI, lib. II del fiig.)
(6) Conformo con Cayo. (§. 183, Com. IV do sus Inst.)

Comentarlo.

En la Introducción y en el párrafo treinta y ocho del título de acciones queda dicho cuanto es conducente para la inteligencia de este texto.

Couipauxíioii de la* tWtiuaí })c eélc título con ia« pelecho

eieañol.

Las disposiciones del derecho romano, tal como se hallaba en tiempo de Justiniano, respecto á los litigantes temerarios, están sustancialmente aceptadas en nuestras leyes de Partidas (1). Los abogados no prestan el juramento en cada pleito, sino que con arreglo á los reglamentos juran al ser investidos de sus funciones y cuando comienza á ejercerlas.

[ocr errors][merged small]

El emperador Justiniano se propuso en este titulo dar á los jueces algunas reglas que les sirviesen de guia enel desempeño de su cargo, para completar lo que convenia comprender en unas Instituciones respecto á la administración de la justicia civil; principios generales cuyo desenvolvimiento se halla en las Pandectas y en el Código. Como la mayor parte de las doctrinas que aquí se tocan han sido ya objeto de anteriores esplicaciones, me limitaré solo á aclarar ligeramente algunas palabras que lo requieran.

[merged small][merged small][ocr errors]

ORÍGENES.

Conforma con Papiniano. ($. i, ley 40, tit. I, lib. V del Dig.)

Comentarlo.

Judex. — Lo que aquí se dice del juez, teniendo sin duda en cuenta el sistema formulario, es aplicable en el de los juicios estraordinarios al magistrado que desempeñaba las antiguas funciones del juez.

Ne alitér judicet.—El primer deber del juez, como advierte este texto, es arreglarse alas leyes de que es órgano y no arbitro. No escluye esto que al tiempo de aplicar la ley se acomode á los principios de la recta interpretación, en virtud de la cual penetrando en el espíritu del legislador, imbuyéndose en las razones que le guiaron, y procurando entender las cosas del mismo modo que él las entendió, lejos de faltar á la ley la aplica de la manera mas genuina.

Legibus.—Bajo esta denominación se comprenden no solamente las leyes propiamente dichas, sino también los senado-consultos, los plebiscitos, los edictos de los magistrados en la parte que vinieron á formar derecho estricto, y las respuestas de los jurisconsultos que tuvieron fuerza de ley.

Moribus. — Las. costumbres, como se ha dicho en otros.lugares, cuando están legítimamente introducidas tienen igual valor que las leyes.

La sentencia que se daba en oposición á las leyes, constituciones ó costumbres, era nula sin necesidad de apelación, es'decir, que podia después de ella comenzarse nuevamente el juicio: el juez que de propósito obraba asi, incurría en la pena de deportación.

Ideó si noxali judicio addictus est, observare debet, ut, si condemnandus videbitur dominus, itíi debeat condemnare : Publium Msvium Lucio Ticio decem aúreis condemno, aut noxam dedere.

Por consiguiente en la acción noxal debia cuidar, si procedía la condenación , de concebir asi la sentencia: condeno A Publio Mevio i que dé diez áureos á Lucio Ticio, ó á que baga abandono noxal.

Computarlo.

Decem aureis condemno.—La condenación pecuniaria era la verdadera sentencia, y por lo tanto la acción judicati se referia esejusivamente á ella. El abandono en noxa era un beneficio que concedía la ley, del que podia usar el que habia sido condenado.

El si in rem aclum sit, sive contra petitorem judicavit, absolvere debet possessorem, sive contra possessorem, jubere eum debet, ut rem ipsam reslituat cum fructibus (a). Sed si in prcescnti ncgcl se possessor restüuere posse, et sine frustratione videbitur tempus restituendi causa petcre, indulgendum est ei, ut tamen de litis restimatio— ne caveat cum fldejussore, si intra tempus, quod ei datum est, non restiluisset (b). Et si hsereditas petita sit, eadem circa fructus interveniunt, quae diximus intervenire in singularum rerum petitiono. lllorum autem fructuum, quos culpa suá possessor non pcrceperit, in utrique actione cadem ralio pame habetur, si praedo fuerit (c). Si vero boná fide possessor fuerit, non habetur ratio consumptorum, ñeque non perceptorum; post incboatam autem petitionem etiam illorum ratio habetur, qui culpa possessoris percepti non sunt, vel percepti consumpti sunt (d).

Cuando el juez falla contra el de- 2 mandante en la acción real, debe absolver al poseedor, y si juzga contra este, debe mandar que restituya la cosa demandada con sus frutos (a). Mas si el poseedor dice que se ve en la imposibilidad de hacer de presente la entrega,.y aparece que sin fraude pide un término para restituir, debe serle concedido el plazo, con tal que dé caución por la estimación del pleito si no restituye al tiempo concedido (b). Si se trata de la petición de la herencia, se observa respecto de los frutos lo mismo que hemos dicho sobre la petición de cosas singulares. Los frutos que el poseedor por culpa suya ha dejado de percibir, se computan en una y otra acción casi como en el caso de que posea con mala fé (c). Mas si fuere poseedor de buena fé, no se computan los frutos consumidos ni los no percibidos; pero se.tiene cuenta de los no percibidos por culpa del poseedor y de los percibidos que han sido consumidos después de deducida la demanda (d).

(o) Conforme con Ulpiano (§. I, ley 17, til. I, lib. VI del Dig.) (6) Conforme con Paulo, (g. 4, ley 27 del mismo titulo y libro.) (e) Conforme con Ulpiano. (§§. 3 y 4, ley 23, tit. III, lib. V del Dig.) (<!) Conforme con una constitución de los emperadores Diocleciano y Maximiano. (Ley 22, tit. XXXIII, lib. III del Cód.)

Coiucnlarlo.

Rem restituat cum fructibus. — El demandado por acción real cuando es condenado, debe restituir todo lo que el demandante hubiera obtenido á habérsele restituido la cosa al tiempo de la contestación á la demanda (1). Respecto á los frutos percibidos antes, conviene tener presente lo que en otro lugar (2) se ha manifestado al hablar de la posesión de buena ó de mala fé.

(1) 1.1, ley 17; y ley 20, tit. I, lib. VI del Dig.

(2) Comentario al §. 35, tit. I, lib. II de esta obra.

« PreviousContinue »