Page images
PDF

nes que provienen ó de un senado-consulto ó de una constitución imperial. Escepcion dimanada de un senado-consulto, seria,, por ejemplo, la que se opusiese por consecuencia del Macedoniano de que se ha tratado en otro lugar. Como ejemplo de escepcion dimanada de una constitución imperial, puede citarse la que en casos dados tiene un fiador en virtud del rescripto del emperador Adriano acerca del beneficio de división, cuando es insolvente uno de sus co-fiadores. Ex ipsim prceloris jurisdictione.—En otro lugar se ha visto que el pretor fue el primero que introdujo las escepciones para mitigar el rigor del derecho civil, y que después por actos legislativos se fueron haciendo aplicaciones nuevas á casos que los pretores antes no habian comprendido.

8 Appellantur autem exceptiones alise perpetua et peremptoria, alias

temporales et dilatorias.

Hay unas escepciones que se lia- 8 man perpetuas y perentorias, y otras que se llaman temporales y dilatorias.

Tomado de Cayo. (Ley III, tit. I, lib. XLIV del Dig.)
Comentario.

Perpetua, temporales.—Esta división proviene de la duración de las escepciones.

Peremptoria;, dilatoria:.—Esta división se refiere á los efectos que produce la escepcion, si bien es una consecuencia necesaria de la anterior, porque toda escepcion perpetua es perentoria, del'mismo modo que ioda escepcion temporal es dilatoria.

Perpetua; et peremptoria} sunt, quw semper agentibus obstant, et semper rem, de qua agitur, peri— munt; qualis est exceptio dolí malí, et quod metus cama factum est, et pacti conventi, cuna ita convenerit, ne omninó pecunia peteretur.

Son acciones perpetuas y perentorias aquellas que pueden oponerse siempre á la acción, y que también siempre destruyen los efectos de la demanda: i esta clase pertenecen la escepcion de dolo, la quod metus causa y la de pacto, si se hubiere convenido no pedir nunca la cantidad debida.

Orígenes.

Tomado de Cayo (Ley 3, tit. I, lib. XLIV del Dig.)

Comentarlo.

Quee sempér agentibus obstant.—Quiere decir que las escepciones perpetuas y perentorias pueden en todo tiempo presentarse por

ol demandado, y ser siempreun modio de destruir la acción del demandante. Por esto Cayo las define en un fragmento que se halla en el Digesto (1), quas sempér locum habent ñeque evitan possunt, con cuyas últimas palabras quiere significar claramente el jurisconsulto que no está en mano del actor evitar la cscepcion difiriendo entablar su demanda.

Exceptio doli malí, quod metua rama.—-Hay un adagio jurídico que dice: temporalia ad agendum, perpetua ad excipiendum. Fúndase esta regla en que siendo la escepcinn un medio de defensa , r»o puede entablarla aquel á quien compete mientras el que tiene derecho á demandar no deduzca su acción: la justicia por lo tanto exige que no se limite á un tiempo dado el ejercicio de un derecho cuando no está en el arbitrio de aquel á quien por justa causa se concede, usarlo dentro de un término preciso. Esto esplica por qué al mismo tiempo que las acciones de dolo y quod metus causa son temporales, las escepcic— nes que llevan el mismo nombre y reconocen el mismo origen tienen el carácter de perpetuas.

10 Temporales alquc dilatorim sunt, quae ad lempus nocent, et temporis dilationem tribuunt, qualis est pacti conventi, cíim convenerit, ne intra certum tempus ageretur, veluti intra quinquennium. Nam finito eó tempore non impeditur actor rem exequi (a). Ergo hi quibus intra tempus agere volentibus objicitur exceptio aut pacti conventi, aut alia similis, differre debent actionem, et post tempus agere: ideú enim ét dilatoriie istai excepliones appellantur. Alioquin si intra tempus egerint, objectaque sit exceptio, ñeque eó judieió quicquam eonsequerentur propter exceptionem; nec post tempus olhn agere polerant, cum temeré rem in judicium deduecbant et consumebant, qua ratione rem amittebant (b). Hodié autem non ita stricté ha;c procederé, votumus,sed eum, qui ante tempus pactionis vel ohligationis litera inferre ausus est, Zenontaruv constilultont subjacere censemus, quam

Las escepciones temporales y di- 10 latorias son las que dañan por un tiempo determinado y procuran una dilación; A osla clase pertenece la do pacto cuando se hubiere convenido que no se entablara la acción dentro de cierto tiempo, por ejemplo, en cinco años, porque, trascurrido que sea el termino, nada impide al actor el entablarla (a). Por lo tanto aquellos, cuya a<iion si fuera intentada antes del término podría ser rechazada por la escepcion de pacto ó por otra semejante, deben dilatar el entablarla haciéndolo después del tiempo convenido: esta es la causa porque se llaman dilatorias estas escepciones. Por el contrario, si entablando la acción antes de pasar el término se opusiere la escepcion , nada podrán obtener los demandantes en aquel juicio; y antiguamente no les era permitido volver A entablarla después de pasado el término, porque habiendo deducido temerariamente su acción

[ocr errors][ocr errors]

sacratissinius legíílator de liis, qui tempore plus pelierunt, prolulit, ut ct ¡milicias, (¡lias ipse ador sponté indulserit, vel nafura actionis continet, contempserat, in duplum haheant lii, qui talem injuriara passi sunt, ct post cas finitas non alilér litera suscipiant, nisi omnes spensas litis antea acceperint, ut actores, tali prená perterriti, témpora litium doccantur observare (c).

la consumían, por cuya razón la jicrdian (b). Hoy no queremos que se proceda con tanto rigor, sino que cualquiera que osare* entablar un pleito antes del término señalado en el pacto ó en la obligación, queda sujeto á la constitución del emperador Zcnon contra aquellos que pidieren mas de lo que se les debe por razón del tiempo: por lo tanto, si el demandante ha despreciado los términos en que él mismo babia convenido ó que la naturaleza de la acción lleva consigo, estos términos se doblarán i beneficio de aquel que haya sufrido tal perjuicio; y aun después de espirar este término, en tanto será obligado el demandado á contestar á la demanda, en cuanto hubiere sido indemnizado de todos los gastos del pleito hechos anteriormente. De este modo el temor de semejante pena enseñará á los demandantes á observar los términos para introducir sus acciones (c).

(o) Tomado de Cayo. (§. t22, Com. IV (le sus Inst.)

(¿>) Confoime con Cayo. ($. 123 del mismo Comentario.)

(c) La constitución á que aquí se alude es la ley 2, lit. X, lib. 111 del Cód.

Comentarlo.

Temporales atque dilatorio?.L\;\manse.temporales estas excepciones porque solo por un tiempo dado pueden oponerse, y trascurrido, no es lícito al demandado presentarlas si se suscita contra él la demanda; y dilatorias, porque durante el espresado tiempo suspenden la eficacia de la acción. Cayo (i) las define, quw non semper locum habent, sed evitan possunt: en efecto, para evitarlas solo tiene el actor que dilatar el deducir en juicio la acción, ó no incurrir en la circunstancia en virtud de la cual la escepcion se otorga.

Aut alia similis.—Cayo en sus Instituciones (2) pone como ejemplos de las escepciones temporales y dilatorias las denominadas litis

[ocr errors]

dividticn y rei residuos: la primero competía contra el que habiendo pedido parte de una cosa, solicitaba después el resto de ella mientras ejercía la magistratura el mismo ante quien dedujo la primera acción: la segunda competía contra el que pudiendo entablar diferentes pleitos contra una persona, lo hiciese solamente de algunos, dilatando hacerlo de otros con objeto de llevarlos ante diferentes jueces; en este caso si durante la magistratura de aquel ante quien se presento pidiendo acción y jueces, tratase de deducir las acciones que no quiso presentar con las otras, podia ser rechazado por la escepcion re» residutE. Con el sistema formulario y con la cesación de la renovación anual de los magistrados, debieron caducar estas escepciones.

Nec post tempus olim agere polerant.—AI tratar de la plus petición (1) se ha visto que por derecho antiguo el que pedia mas de lo que se le debia perdía la acción para siempre, y que uno de los modos de pedir mas era por razón del tiempo, esto es, reclamando antes del plazo lo que no se debia sino cumplido.

Zenoniance constitutioni.—De esta constitución ¡he hablado ya al tratar de la plus petición (2).

i

Praterea etiam ex persond dilatoria? sunt excepliones; quales sunt procuralorim, veluti si per militem aut mulicrem agere quis velit (a): nam militibus nec pro patre vel matre vel uxore, nec ex sacro rescripto procuratorió nomine experiri conceditur (li); suis vero negotiis superesso sine offensá disciplina) possunt (c). Eas vero exceptiones, qua) olim procuratoribus propter infamiam vel dantis vel ipsius procuratoris opponebantur, cüm in judiciis frequentari nulló perspeximus modo, conquiescere sancimus, ne, dúm de bis allercatur, ipsius negotü disceptatio protcletur.

Hay ademas otras escepciones dilatorias por razón de la persona: tales son las procuratorias, por ejemplo, si uno quiere entablar una acción teniendo por procurador ,1 un soldado ó á una mujer (a), porque ;i los soldados no es licito demandar como procuradores ni aun en representación de su padre, de su madre, de su mujer, ni aun suponiendo que estén autorizados al efecto por un rescripto imperial (6); mas pueden agitar en juicio sus propios negocios sin faltar d la disciplina militar (c). Hemos determinado que queden cstinguidas las escepciones que en otro tiempo se oponían ú. Iqs procuradores por la infamia del que daba la procuración ó del que la recibía, pues hemos visto no estar en uso en los juicios: asi se ha evitado que disputándose acerca de ella, se dilate la discusión del proceso.

I

[ocr errors]

(a) Conforme con Cayo. (§. 124, Com. IV de sus Inst.)

(6) Conforme con una constitución del emperador Alejandro Severo, que es la ley 7, tit. XII, IU>. II del Cúd.

(c) Conformo á otra constitución del mismo emperador, que es la ley 9 del mismo titulo y libro.

Comentario.

Ex persona.—De las escepciones temporales ó dilatorias hay unas (jue se refieren al fondo mismo de la cuestión, como son las mencionadas en los párrafos antecedentes, y otras que tocan á la constitución del juicio. Algunas de estas últimas hacen relaciona la persona del juez, como sucede con las de recusación ó incompetencia; otras á las personas de los litigantes, como las en que se trata de su incapacidad legal para comparecer en juicio; otras, finalmente, se refieren á los procuradores por no poder recaer en ellos semejante carácter, ó porque no se les ha conferido. •

Quales sunt procuratorim.—-Cayo halda de las escepciones llamadas cognitorias: en su lugar, Justiniano debió hablar do las procuratorias, como aquí lo hace. Estas son las referentes á las personas que se presentan en juicio en calidad de procuradores no teniendo capacidad ó autorización para representar á otros.

Mulierem.-—Las mujeres estaban escluidas por razones de moralidad de todos los oficios civiles ó públicos; asi dice Ulpiano (1): feminm ab ómnibus officiis civilibus, vel publicis remotas sunt; el ideo nec judices esse possunt, nec magistratura gerere, nec postulare, nec pro alió interoenire, nec procuratores exislere. Esta prohibición no impide que las mujeres se presenten defendiendo sus propios negocios (2).

CoinpatíicuHt ve la» Cochina» ve e»le titulo cou. la» del «tecfco

cteaüel.

Nuestro derecho (3) ha adoptado sustancialmente las doctrinas espuestas respecto al romano, y señala el término de nueve dias contados desde que se concluye el del emplazamiento para proponer y probar las escepciones dilatorias, y el de veinte dias desde el en que espiran los nueve concedidos para contestar á la demanda, para pro

al t/;y2, lit. XVII, lib. Lele) Dig.

(S) Ley V, tit. XII, lib. II del Cód.

(3) Leyes 8 y siguientes, tit. III: ley o, tit. V; y ley 2, til. XI, Part. III

« PreviousContinue »