Page images
PDF

ve in eorum cujus tutela essent. Et quia hoc non minimam incommoditatern habebat, quod alienó nomine ñeque agere, ñeque excipere actionem licebat, cojperunt horaines per pioeuratores litigare: nana et morbus, et setas, et necessaria peregrinatio, itémque alise multa; causa? srepé hominibus impedimento sunt, quominus rem suam ipsi exequi possint (6).

que estaban en poder de los enemigos, ó de los ausentes por causa de la república, ó de los que estuvieran en tutela de estos. Mas como la imposibilidad de entablar demandas ó de presentar escepciones por otro en los demás casos ofrecía graves inconvenientes, se empezó ¿introducir eltuso de litigar por medio de procuradores, porque la enfermedad, la.edad, un viaje necesario ú I otras muclras causas eran frecuente'mente impedimentos para que los litigantes siguieran los pleitos por si mismos (b).

, OHIGENKS.

(a) Tomado de Cayo.(§. 82, Com. IV de sus Inst.)

(b) Conforme con ülpiano. (g. 2, ley 1, tit. III, lib. III, del Dig.)

Comentario.

Olim in usu fuisset , altcrius nomine agere non posse. — El primitivo derecho civil no permitía que en los actos jurídicos una persona representase á otra, principio que fué sucesivamente suavizándose bajo los diferentes sistemas de enjuiciamiento que conocieron los romanos.

Durante el sistema de las acciones de ley ya se introdujeron las cuatro escepciones que enumera el texto: pro populó, cuando se entablaba una acusación pública ó una acción popular; pro libértate, puesto que en el juicio llamado liberal, libérale judicium, el assertor libertatis reclamaba la libertad á favor del que estaba en esclavitud; pro tuteló, en beneficio de los huérfanos que estaban constituidos en la edad pupilar, y por último, el caso de la ley Hostilia do que habla el texto.. Cicerón añade una quinta escepcion, en virtud de la que el peregrino podia ser representado por un ciudadano en la acción repetundarum. ,

En el sistema formulario se facilitó á todos el medio para ser representados en juicio, bien fueran demandantes, ó bien demandados. Este representante, á quien se daba el nombre de cognitor, debia ser constituido delante del magistrado hallándose presente la parte contraria, y por medio de fórmulas solemnes tan esenciales en todos y en cada uno de los actos de aquel sistema: no era necesario que se hallase allí el cognitor, pero entonces no se reputaba como tal sino después de haber sabido y aceptado su cargo (I). Admitié

(J) J. 83, Con. IV de las Inst. dn Cayo.

ronse después en las acciones judiciales los principios del mandato: el demandante y el demandado podian tener mandatarios ó procuradores, mas estos procuradores no representaban entonces al mandante; obraban, como queda espucsto en otro lugar-, en su nombre propio y por su cuenta y riesgo, por lo cual se decía -que hacian suyo el proceso y se les daba el nombre de domini litis, teniendo el contrario contra quien se dirigian el derecho de exigir la caución rem ratam dominum habiturum que no era aplicable á los cognitores (1). Constituíase el procurador por un simple mandato sin -la intervención del magistrado, y sin necesidad de que estuviera presente la parte contraria; y hasta se admitía en los juicios al mero negotiorum gestor que careciendo de mandato prestaba caución de que el principal daría por bien hecho lo que él ejecutaba (2): por esto Cayo dijo en sus Instituciones y en el lugar que señalo en los orígenes, que todos podian litigar en su nombre ó en- el ageno, agere posse quemlibet aut suó nomine, aut alienó, palabras que repite Justiniano en el texto que comento. Como los derechos, objeto de las acciones, estaban adheridos á los verdaderos litigantes, el nombre de estos podia figurar durante el sistema formulario en la intención de la fórmula, pero en la condenación' debia espresarse el nombro del procurador, puesto que él era el que obtenía, siendo demandante, la absolución ó condenación de su contrario, y siendo demandado era el que debia ser condenado ó absuelto. Asi lo dice Cayo (3) poniendo ejemplos de la redacción de la fórmula. Con el tiempo tuvo mayor amplitud esta facultad de ser representados por otro», aproximándose cada vez mas e! carácter de los procuradores al de los cognitores. En el imperio de Alejandro Severo, el procurador de la persona presente constituido en las actas, apud acta, por el principal, sin que interviniera ninguna fórmula solemne, era equiparado al cognitor (4), doctrina que se fué después estendiendo á los demás procuradores y á los negotiorum gestores que afianzaban que su principal ratificaría sus actos (5). Esta costumbre hizo que cayese en desuso el nombramiento de los cognitores que estaba sujeto á fórmulas rituales: así es que Justiniano al insertar en el Digesto los fragmentos de los antiguos jurisconsultos que se referían á ellos, sustituyó siempre á la palabra cognitor la de procurator. En tiempo del mismo Emperador, como de este texto se infiere, los procuradores que estaban autorizados con el mandato del principal, °no tenían

[ocr errors]

que dar lianza alguna; mas Jebian puesto que carecían de mandato.

Procurator ñeque certis verbis, ñeque prasente adversario, iinmó plerumqué ignorante eó, constituitur (a): cuicumque enim permiseris, rem tuam agere aut defenderé, is procurator intelligitur (b). Tutores et curatores quemadmodüm constiluuntur primó libró expositum est (c).

prestarla los negotiorum gestores,

Constituyese el procurador sin t necesidad de palabras solemnes ni de estar presente el contrario, y aun muchas veces sin que este lo sepa (a): entiéndese por procurador 2 tuyo cualquiera á quien encargares entablar una demanda en tu nombre, ó defenderte de la que otro intentare (b). En el libro primero se ha espuesto cómo se constituyen los tutores y curadores (c).

ORÍGENES.

[ocr errors]

Tomado do'Cayo. (§. 84, Com. IV de sus Inst.)

Conforme con Ulpiano. (g. inicial, ley 1, til. III, lib. III del Dig.)

Copiado de Cayo. (§. 83, Com. IV de sus Inst.)

[ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors]

Nuestro derecho actual reconoce los mismos principios que respecto á los procuradores adoptó el romano (1). No es propio de este lugar hablar de la necesidad que tienen los litigantes de valerse de procuradores adscriptos á los respectivos tribunales.

TITTLUS XI.

De satisdationibus.

TITILO XI.

De las cauciones.

'En el epígrafe de este título la palabra satisdatio se toma en su significación mas lata, comprendiendo toda clase de cauciones. De los diferentes sentidos de esta voz he hablado ya en otro lugar (2).

[merged small][merged small][ocr errors]

Olim enim, si in rera agebatnr, satisdare possessor compellebatur, tit,si victus esset, nec rem ipsam restitueret nec litis ajstimationem, potestas esset petitori aut cum agendi aut cum fidejussoribus ejus. Quid satisdatio appellatur Judicatum Solví; unde autem sic appellatur, facilé est intelligere; namque stipulabatur quis, ut solveretur sibi, quod fuerit judicatum. Multó magis is,quiin rem actione conveniebatur, satisdare cogcbatur, si alienó nomine judicium accipiebat. Ipse autem, qui in rem agebat,si suó nomine petebat, satisdare non cogebatur. Procurator vero si in rem agebat, satisdare jubebatur, Ratam Bem Dominüm Uabituiu'm : periculum enim erat, ne iterúm dominus de eadem re experiatur. Tutores et curatores eódem modo, quo et procuratores, satisdare deberé, verba edicti faciebant. Sed aliquandó bis aoentibus satisdatio remittebatur.

Antiguamente en las acciones reales el poseedor era compelido á dar caución de que si fuera vencido y no restituyera ni la misma cosa ni su estimación , pudiera el demandante entablar una acción contra él y contra sus fiadores. Esta caución se denominaba judicatum solví: fácil es conocer de donde provenía semejante denominación , porque, el demandante estipulaba que se le pagase lo que la sentencia comprendiera. Con mayor motivo el que era demandado por la reivindicación en nombre de otro cuya causa tomaba á su cargo, debia dar caución. Por lo que hace al que entablaba la reivindicación en nombre propio, no tenia que prestar caución. Mas el procurador que entablaba la acción real, debia dar la caución de que el dueño ratificaria lo que 61 hiciese, para evitar el peligro de que el señor suscitase otra vez la misma demanda. El edicto prescribía que los tutores y curadores dieran caución como los procuradores; pero se les dispensaba algunas veces de ella cuando eran demandantes.

Orígenes. Tomado de Cayo. (§§. 89, 90, 91, 96, 98, 99 y 100, Com. IV de sus Inst.) Comentario.

Satisdare possessor compellebatur. — Si el demandado por acción real se negaba á dar la caución, y el demandante se prestaba á ella, la posesión pasaba por medio de un interdicto al demandante según el derecho antiguo.

Cum agendi aut cum fidejussoribus ejus.—Por lo tanto, además de la acción exjudicató correspondía en este caso al demandante la ex stipulatu contra el principal y fiadores.

Periculum erat.—Ño identificándose según el derecho antiguo el procurador con su representado, no quedaba este obligado por los actos do aquel, y por consiguiente podia renovar la acción, regla que debió desaparecer cuando se igualaron los procuradores á los rognitores.

Hrec ita crant, si in reni agebalur. Sin ver6 in personara , ab actoris quidém parte eadem obtinebant, qua; diximus in actione qua in rem agitur. Ab ejus veri) parte, cura quo agitur, si quidém alienó nomine aliqtiis interveniret omnímodo s.atisdaret: quia nomo defensor in aliená re sine salisdatione idoneus esse creditur (a). Quod si proprió nomine aliquis judicium accipiebat in personara, Judicatum Solví satisdare non cogebatur (b).

Estos eran los principios antiguos 4 respecto á las acciones reales-. La misma regla que acabamos de esponer por lo tocante á ellas ,• tenia lugar en las personales con relación al demandante. Mas por lo que hace al demandado, si se presentaba otro por él, era necesario que diese caución; porque sin darla, á nadie se le reputa defensor idóneo de otro (a). Pero si el demandado en virtud de una acción personal litigaba por sí mismo, no era competido ¡l dar la caución judicatum solví (b).

(a) Tomado de Cayo. (J§. 100 y 101 , Com. [V de sus Inst.)'
(6) Conforme con Cayo. (§. 102, Com. IV de sus Inst.)

3 Sod'hsec hodié alitír observantur. Sive enim quis in rem actione convenitur, sive personali, suó nomine: millam satisdationem pro litis astimationc daré compellitur, sed pro suá tantum personó, quod in judició pefmaneat usque ad terminum litis, vel committitur suae promissioni cum jurejurandó (quam juratoriarn cau>ioncm vocant) vel nudam promissionem, vel satisdationem, pro qualilate persona; sute, daré compellitur.

Otra cosa se observa ahora.

El demandado en su propio nombre bien por acción real ó bien por personal, no está obligado á dar caución por la estimación del litigio, sino garantir que se presentará personalmente y que permanecerá hasta el fin del pleito, ya con promesa hecha bajo juramento, lo que se llama caución juratoria, ya con promesa simple, ya con fiadores atendida la distinta calidad de las personas.

Comentarlo.

Pro litis wstimatione.—Aluden estas palabras á la caución judicatum solvi, que, como ya se ha visto, tenia antiguamente lugar en los juicios en que se deducía una acción real.

Sed pro suá tantum persona.— Esta caución se llamaba judició sisti.

Juratoriarn cautionem.—Esta caución juratoria so exige á las personas de buena opinión y fama, que por escasez de su fortuna no encuentran fiadores idóneos. A las personas ilustres solo se pedia esta caución, y no la de fiadores (i).

[ocr errors]
« PreviousContinue »