Page images
PDF

nem stipulatus sit, ot specialitér [ dó precisamente el dinero ó preci—

Stichum petat, aut generalitér vinum stipulatus, specialitér Campanum petat, aut generalitér purpuram stipulatus sit, deinde specialitér Tyriain petat; plus petere intelligitur, quia electionem adversario tollit, cui stipulationis jure liberum fuit, aliud solvere, quam qiiod peteretur. Quinetiaui, licét vilissimum sit, quod quis petat, ínihilorainús plus petere intelligitur: quia saspé accidit, ut promissori facilius sit illud solvere, quod inajoris pretii est (c).

sámente el esclavo¿ quita á su contrario la elección, y al mismo tiempo que mejora su condición, hace peor la del adversario. Existe por este motivo en tal caso una acción para que se pida ó el esclavo ó los diez áureos, de suerte que la petición se ajuste á la promesa. Incurre también en plus petición el que habiendo estipulado generalmente que se le diera un esclavo, pidiera determinadamente el esclavo Stico, ó habiendo estipulado vino en general, pidiere después vino de Campania, 6 habiendo estipulado también en general que se le dé púrpura, la pidiere después de Tiro, poique quita á su contrario la elección que le compete en virtud de la estipulación. Aun en el caso de que el acreedor pida de las cosas prometidas la de menos valor, se entiende que, pide mas, porque frecuentemente sucede que el deudor tenga mas facilidad do darle la de mayor precio (c).

OIUGENES.

(o) Conformo con Paulo. (TU. X, lib. I de sus Sent.)

(6) Conforme con Cayo. (Leyes 1 y 3, tit. V, lib. XIII del Dig.)

(c) Tomado de Cayo. (§. 33, Com. IV de sus Inst.)

1 Sed liwc quidem antea in «su fuerant: postea autem les Zenoniana et nostra rem coaictavit. Et si quidem tempore plus fuerit petitum, quid slatui oportet, Zenonis diva; memoria) loquilur constüuliu (o;; sin autem quantitale vel alió modo plus fuerit petitum, omne, si quid forté damnum ex hac causá acciderit ei, contra quein plus petitum fuerit, commissa tripli condemnatione, sicüt suprá diximus puniatur (6).

Lo que acabamos de decir estaba 3 j antiguamente en uso; pero una constitución del emperador Zenon y otra nuestra han mitigado este rigor. Cuando haya plus petición por razón del tiempo, deberá estarse á lo prevenido por el emperador Zenon, de gloriosa memoria (a); pero si la plus petición ha sido en la cantidad ó de cualquier otro modo, y resulta de ella un perjuicio al deudor, el demandante debenl ser condenado en el triplo del daño que le baya inferido, como hemos dicho anteriormente (b).

(o) La constitución ilel emperador Zenon á. que aquí se alude . lit. X , lili. III del Cid. (b) Ksta constitución es la ley'2, til. X, lib. III del Oíd.

es la ley I,

Comentarlo.

Hwc antea in usu fuerant.—Los principios do la plus petición que estuvieron en vigor durante el sistema formulario se modificaron en el de los juicios estraordinarios. En este tiempo ya' no podia haber cuestión acerca de la intención de las fórmulas, porque ni estas se hallaban vigentes, ni continuaban separadas las atribuciones de los jueces y magistrados. Plus petición era entonces toda exageración en la demanda que se habia formulado en el escrito llamado libellus conventionis (1).

Zenonis loquitur constitutio.—La constitución del emperador Zenon á que se refiere el texto, queda citada en los orígenes; establece que el demandante que antes de tiempo entabla su acción, sufra una dilación doble de la que primitivamente correspondía, sin que tenga derecho A reclamar los intereses que corran en el intervalo, ni pueda reproducir su acción, ¡i-no ser que reembolse al demandado de todos los gastos ocasionados en la instancia que entabló antes de tiempo.

Quantitate vel alió modo plus fuerit petitum. — La constitución de Justiniano, citada también en los orígenes, establece que el demandante indemnice al demandado en todos los otros casos de plus petición, pagándole el triple valor de los perjuicios ocasionados, y especialmente del esceso del salario que se hubiere visto precisado á satisfacer á los executores litium ó viatores.

[merged small][merged small][ocr errors]

La constitución á que el texto alude es la ley. 1, tit. X, Iib. III del Código en su J. 3. ...

Comentario*.

Sine periculó agit. — En tiempo de Cayo (1) el demandante que comprendía en la intención menos de lo que se le debia, tampoco perdía el derecho de reclamar la diferencia entre lo solicitado y Jo verdaderamente debido'; pero si hacia reclamación alguna acerca de de esto durante la misma pretura, podia ser escluida su demanda por la escepcion denominada litis dividuw. El emperador Zenon estableció que semejante omisión no causara el menor perjuicio al demandante, el cual sin entablar nueva acción y en el mismo juicio podría obtener' la diferencia entre lo debido y lo pedido; medida cuya justicia salta á la vista.

35 Si quis aliud pro alió intenderit, nihil eum periclitan placet, sed in eódem judició, cognitá veritate, errorem suum corrigere permittimus, vcluti si is, qui lioiiiinem Stichum peteredeberet, Erotem petierit, aut si quis ex testamentó sibi dari oportere intenderit, quod ex stipulatu debetur.

Si alguno pide una cosa por otra, no corre el ■ menor peligro, porque reconocido que sea el error puede repararse en la misma instancia; asi sucede si el que tiene derecho para pedir el esclavo Stico pide el esclavo Eróles, ó si pudiendo demandar á otro por consecuencia de'una estipulación , lo hiciera como por efecto de un testamento.

Tomado de Gayo. (j¡. 55, Com. IV de sus Inst.)

Comentarlo.

JVt/tt7 eum periclitan. — No por esto quedará exento de pagar los gastos ú costas judiciales en que el error de su demanda haya comprometido al demandado (3).'

[merged small][merged small][ocr errors]

Ut eccé, si in peculium ¡ilii servive agamus. Nam si non minus in peculio sit, quam persequimur, in solidum pater dominusvecondemnatur; si vero minus inveniatur, hactenús condemnat judex, quatenús in peculio sit (o). Quemadmodúm autem peculium intelligi debeat, suó ordine proponemus.

demandamos por razón del peculio del hijo de familia ó del esclavo. Porque si el peculio contiene todo lo que demandamos, el señor ó el padre es condenado por el todo; mas si el peculio no alcanza i cubrir lo pedido, la condenación solo se estiende i. lo que en el peculio cabe (o). Propondremos en su lugar oportuno cómo debe ser valuado el peculio.

(o) Conforme con una constitución de los emperadores Dincleciann v Maximiano. (Ley 12, tit. XXVI, lib. IV del Cód.)

Comentarlo.

Modo solidum, modo minus.—Esta división de acciones, quinta que el Emperador introduce en en el presente título, está ¡ornada bajo el punto de vista de la moderación de la condena que se imponga en la sentencia.

In peculium filii servive.—Antes de ahora se ha hablado ya con bastante estension del peculio de los hijos de familia y de los esclavos: en el lugar á que en el final de este texto se refiere el emperador Justiniano, acabará de esplicarse del todo esta materia.

37 ítem si de dote judició mulier agat, placet, hactenús maritum condemnari deberé, quateniís faceré possit, id est, quatenús facultates ejus patiuntur. Itaque si dotis quantitati concurrant facultates ejus, in solidum damnatur; si minus, in tantum, quantum faceré polest (a). Proptcr retentionem quoque dolis repetitio minuitur; nam ob impensas in res dótales factas marilo retentio concessa est, quia ipsó jure necessariis sumptibus dos minuitur, sicut ex latioribus Digestorum lihris cognoscere licet (b).

Cuando la mujer entabla acción 37 por razón de su dote, en tanto debe ser condenado el marido, en cuando pueda pagar, es decir, en cuanto sus facultades- lo permitan: de suerte que si en estas cabe que pague toda la dote, debe ser condenado in solidum; y si no, en tanto cuanto pueda (a). El marido puede hacer retenciones que disminuyan la repetición de la dote por razón de los gastos verificados en las cosas dótales, porque los gastos necesarios disminuyen la dote en virtud del mismo derecho, como puede verse en los mas estensos libros del Digesto (b).

(a) Conforme con Ulpiano. (Ley 12. tit. 111, lib. XXIV del Dig
(6) Conforme con.Ulpiano. (§. 9, tit. VI de sus Reglas.)

Tomo Ii. 76

Gomrniario.

Qiutirniís faceré possit.—Hay algunos casos en que el demandado no puede ser eondenado mas que hasta donde alcancen sus facultades, á lo que se llama por los intérpretes de una manera no clásica beneficio de competencia, de que se ha hecho mención en otros lugares. El beneficio de competencia conocido ya en tiempo de Labeon, como se infiere de un fragmento de Pomponio que se halla inserto en el Digesto (1), fué introducido por la práctica, adoptado por el derecho pretorio, y confirmado por los Emperadores. Este beneficio se da unas veces por razón de la causa, y otras por consideración á la persona, en cuyo caso puede decirse que es una especie de privilegio.

Por razón de la causa se concedió á los donantes por el emperador Antonino Pió, el cual estableció además que tuvieran el derecho de deducir de su patrimonio loque debian (2): amplióse después el beneficio á que pudieran reservarse lo que necesitaban para su subsistencia, favor que en lo sucesivo alcanzó á todos los que gozaban del beneficio de competencia, es decir, á todos los que no podian ser condenados sino in id quod faceré possent.

Por razón de las personas se concede el beneficio de competencia, ya por los vínculos de parentesco ó de afección que las unen, ya por razón de reverencia, ya por último, por motivos de piedad. Asi es que se otorga á los descendientes respecto á sus ascendientes, á los hermanos entro sí, á los patronos y á sus ascendientes y descendientes respecto á los libertos, á los socios mutuamente, á los que han hecho cesión de sus bienes, al marido suijuris, ó al padre del marido que está sujeto á potestad cuando se le pide la restitución de la dote, y á la mujer ó á su padre á quienes se demanda la dote. El emperador Antonino Pió estendió este beneficio á toda clase de créditos entre marido y mujer, á escepcion de los que fueran resultado de un delito (3). De algunos de los casos en que hay lugar al beneficio de competencia, habla el Emperador en el texto que sigue. El beneficio de competencia es personal, y por lo tanto no se trasmite á los herederos, ni á los que están obligados accesoriamente.

El deudor á quien se aplica el beneficio de competencia queda libre del esceso de la deuda, de modo que si mejorare de fortuna en lo sucesivo, no puedo ser obligado á completar el pago que no hizo por entero; sin embargo, en las acciones que nacen de la sociedad y de

[ocr errors]
« PreviousContinue »