Page images
PDF

placuerunt de eó quoque, qui, cum equó veheretur, impetum ejus aut propter iníirmitatem, aut propter imperitiam suara retiñere non poluerit (c).

nerlas, con tal que otro mas vigoroso hubiera podido conseguirlo. Lo mismo, sucederá respecto i aquel que no pudo contener al caballo en que iba, ó por poca fuerza ó por impericia (c). •

(o) Copiado de Cayo. (Ley 132, lit. XVII, lib. L del Dig.)

(6) Conforme con Cayo. (g. inicial, ley 8, tit. II, lib. IX del Dig.

(c) Tomado de Cayo. (§. i, ley 8 del mismo título y libro.

Comentarlo.

lmperitia.—La impericia, por regla general, no es culpa; pero se considera como tal en aquellos que profesan un arte ó ciencia si por un error ó por falta de suficiencia causaron un daño.

Veluti si medicus.—No deben confundirse los efectos naturales de las. enfermedades con la impericia de los médicos llamados á curarlas. Difícil, sin embargo, debió ser en todos tiempos ejercitar la acción de la loy Aquilia por imporicia de los médicos, cuyos errores, como se ha dicho oportunamente, sepulta la tierra, y cuyos beneficios el sol pone en descubierto.

ímpetu mularum.—Tanto en este caso como en el del ginete que no tenia habilidad ó fuerza para dirigir el caballo, hay imprudencia y por lo tanto culpa, porque nadie debe querer aparentar la fuerza ó la habilidad de que carece.

His autem verbis legis, Quanti

IN EÓ ANNÓ PMJRIMI FUERIT, illa Sen

tentia exprimitur, nt, si quis hominem tuum, qui hodie claudus, aut luscus aut mancus erit, occiderit, qui in eó annó integer aut pretiosus fuerit, non "tanti leneatur , quanti is hodie erit, sed quanti in annó plnrimi fuerit. Quá ratione creditum est, pcenalem esse hujus legis aclioncm, quia non solúm tanti quisque obligatur, quantum damni dederit, sed aliquandó longe pluris: ideóque constat in harredem eam actionem non transiré, quae transitura fuisset, si ultri damnum nunquam lis aíslimaretur.

Tor estas palabras de la ley, 9 cuanto mas valiere la cosa en aquel año, se quiere decir, que si alguno matare á un esclavo tuyo que era hoy cojo, manco ó tuerto, pero que en el mismo año habia tenido íntegros sus miembros, ó valido un buen precio, esti^ obligado el que lo mató no ;i pagar su valor actual, sino el mayor valor que tuvo en el año. Por esta razón se ha creido que la acción de la ley Aquilia es penal, puesto que no solamente queda uno obligado por el daño que ha causado , sino á veces por mucho mas;

I y por lo tanto, esta acción no pasa contra los herederos como sucedería si la condenación no escediese

l del daño ocasionado.

[ocr errors]

Conforme con Cayo. (§. 214, Com. III de sus Insl.)
Comentarlo.

. Quanti in anná.—Obsérvese una diferencia que hay respecto á la estimación de la cosa entre esta acción y las de hurto y robo: en las últimas se trata de la verdadera valuación del perjuicio, calculando el que se sigue al interesado por los hechos y acontecimientos posteriores á la perpetración del delito: lo contrario sucede según la ley Aquilia en que la estimación de la cosa no es la verdadera, sino la que pudo tener antes de cometerse el delito; por eso dicen algunos intérpretes que la ley Aquilia tiene los ojos en las espaldas.

Pomalem esse hujus legis actionem.—Basta para considerar como penal la acción de la ley Aquilia, el que la estimación que con arreglo á ella se hace de la cosa, puede en alguna ocasión esceder de su verdadero valor, aunque muchas veces no sucede asi por no ser el valor de la cosa al tiempo de sufrirse el daño, inferior al que hubiere tenido antes.

In hoeredem non transiré.—Esta acción se da al heredero, pero no contra él, por ser penal, como sucede con todas las de su clase. Podrá, sin embargo, quedar obligado el heredero por haberse enriquecido con el daño (1), ó en el caso de que ya hubiere sido contestada la demanda (2). Esto último se funda en que la contestación á la demanda produce, como en su lugar manifesté, una verdadera novación.

40 Illud non ex verbis legis, sed ex interpretatione placuit, non solúm perempti corporis sestimationem habendam esse, secundúm ea, quae diximus,sed eó ampliús, quicquid prcetereá, peremptó eó corpore, damni vobis allatum fuerit, veluti si servum tuum hxredem ab aliquó institutum antea quis occiderit, quám is jussu tuó adiret: nam hseredilatis quoque amissaí ralionem esse habendam constat. ítem si ex. parí mularum unam, vel ex quadrigá equoruin unum occiderit, vel ex comoedis unus servus fuerit occisus: non solúm occisi íit aestimatio,

Se ha decidido no por las palabras de la ley, sino por interpretación , que no debe hacerse la estimación solamente del cuerpo que ha perecido, con arreglo á lo que hemos dicho, sino también de todo el daño que su pérdida hobiere ocasionado, por ejemplo, si alguno matare á un esclavo tuyo que ha sido instituido heredero por otro, antes de que ada la herencia por tu orden; porque en tal caso está fuera de toda duda que deberá tenerse en cuenta la pérdida de la herencia. Asi también si uno matase una muía de un par, ó un caballo de un tiro

10

[ocr errors]
[ocr errors][merged small]

Conforme con Cayo. (§. 212, Com. III de sus Inst.)
Comentarlo.

Non ex verbis le/jü , sed ex interpretatione. — Fundábanse los jurisconsultos en que el espíritu de la ley, aunque no su letra, exigía que se computaran cuantos perjuicios se hubieran originado al que sufrió el daño.

Quicquidprcelereá damni.—No se crea por esto que debe tomarse en cuenta el precio de afección (i).

11 Liberum est autem ei, cujus servus fuerit occisus, et privató judició legis Aquilia: damnum persequi, ct capilalis criminis enm reum faceré.

Aquel á quien han matado un es- \\ clavo puede perseguir el daño por la acción privada de la ley Aquilia, ó acusar al perpetrador de crimen capital.

OUIOENES.

Turnado de Cayo. (§ 213, Com. III de sus Inst.)
Comentarlo.

Capitalis criminis eum reum faceré. — Por triste que fuera en Roma la condición de los esclavos, y á pesar de la consideración de cosas que se les daba, frecuentemente se ve al legislador desentenderse de las consecuencias rigurosas que parecían inherentes á la institución de la esclavitud y volver á los principios del verdadero derecho natural. Según manifiesta este texto, el que mataba al esclavo podia ser acusado como reo de crimen capital, esto es, en virtud de la ley Cornelia de sicariis, de que se habla en el último título do la presente! obra. Era lícito entablar esta acción criminal simultáneamente con la acción privada de la ley Aquilia (2).

12 Capul secundum legis Aquilia? in nsu non est.

El capitulo segundo de la ley .¡3 Aquilia no está en usn.

ORÍGENES.

Conforme con ülpiano. (§. 4, ley 27, tit. II, lib. IX del Dig.)

[ocr errors]

Conestirlo

Ca/mí iecundnm.—Hasta nuestros dias ha sido desconocido lo que contenía el segundo capítulo de la ley Aquilia. El célebre jurisconsulto Cujas creía que trataba de la utilidad que nos habían quitado dejando íntegra la cosa, por ejemplo, si alguno sin haber impuesto una servidumbre, quitaba luz á la heredad del vecino apartándose de la forma de los antiguos edificios. Heineccio con otros fué de opinión que este capítulo hablaba de la corrupción del esclavo, y que se abrogó porque el pretor después prometió el duplo al que entablase la acción de tervó corrupto que él introdujo, recurso mas beneficioso que el de la ley Aquifia, la cual solo ofrecía el duplo después de la negación. Una y otra conjetura han perdido toda su fuerza desde el descubrimiento de las Instituciones de Cayo, por las que consta que este segundo capítulo daba una acción para que se indemnizase completamente al estipulante ó á sus herederos de los perjuicios que le hubiera causado el adstipulante que en fraude suyo hubiera libertado de la deuda al deudor por medio de la acoptilacion (i). Con solo traer ;i la memoria lo que en su lugar queda dicho respecto á las adstipulaciones y á»la aceptilacion , debe comprenderse esto perfectamente. El adstipulante podia destruir la obligación en perjuicio del estipulante ¡I quien pertenecía en realidad. Pero como independientemente de la ley Aquilia, tenia en este caso el estipulante contra el adstipulante, corno dice también Cayo (2), la acción de mandato, podría tal vez ponerse en duda por algunos la verdadera utilidad que el estipulante reportaba de la acción de la ley Aquilia. Con solo observar quo esta última acción en el caso 'de negación por parte del culpado era del duplo, se vendrá en conocimiento de que podia interesar al estipulante entablarla con preferencia á la de mandato. Jn'o estando las adstipulacioncs en uso en tiempo de Justiniano, como en su lugar so ha visto, es claro que tampoco podia estarlo el segundo capítulo de la ley Aquilia que á ellas se referia.

[merged small][merged small][ocr errors]

bus, itém in ómnibus rebus, quaeanima carent, damnum injuria datum hae parte vindicatur. Si quid enim ustum , aut ruptum , aut fractum fuerit, actio ex hoccapite constituitnr; quamquam potuerit sola rupti appellatio in omnes istas causas sufficere: ruptum enim intelligitur, quod quoquó modo corruptum est. Unde non solíim usta, aut fracta, sed etiairi scissa, et coHisa, et effusa, et quoquó modo peremptaatque deteriora facta hoc verbo continentur (a); deniqué responsum est, si quis in alienum vinum aut oleum id immiserit, quó naturalis bonitas vini vel olei corrumperetur, ex hac parte legis eum teneri (b).

capitulo habrá lugar á una acción contra él. La misma paite de la ley Aquilia reprime el daño que se causa sin derecho á todos los demás animales y á todas las cosas inanimadas: asi nace de este tercer capílulo una acción si se ha quemado, roto ó quebrado alguna cosa, aunque bajo la denominación de ruptum podían comprenderse todos estos casos, porque abraza todo lo quede cualquier manera se ha corrompido. De aquí es que no solamente se comprenden bajo semejante palabra las cosas quemadas ó quebradas, sino también las divididas, estropeadas, derramadas, destruidas ó deterioradas de cualquier manera (a). Por último, se ha decidido que esto obligado por esta parle de la ley el que mezclare con el vino ó aceite ageno otra cosa que deteriore .su calidad (6).

(o) Copiado de Cayo. (§. 217 , Com. III de sus Inst.)

(6) Conforme con ülpiano. (§. 15, ley 27, til. II, lib. IX del Dig.)

Comentarlo.

Vulneraverit.—La acción directa que nace del tercer capítulo de la ley Aquilia no tiene lugar por las heridas que se causan al* hombre, porque, como dice Ulpiano (1), nadie es dueño de sus miembros; pero se le concede la acción útil, no con relación á su cuerpo que no . admite estimación, sino por los perjuicios que se le han ocasionado en la curación, y por la imposibilidad de dedicarse á las ocupaciones que le eran lucrativas. También puede conseguir esto un padro por el daño que hayan ocasionado al hijo de familia (2).

ti Illud palam est, sicüt ex primó Es evidente que del mismo modo <i

capile itá demítm quisque tenetur, que uno queda obligado en virtud

si doló aut culpa ejus homo aut del primer capitulo de la ley Aqui

quadrupes occisus occisave fuerit, lia cuando mata por dolo ó por cul

ita ex hoc capite, ex doló aut cul- pa á un esclavo ó á un cuadrúpedo,

pá, de ecteró damnó queinque teñe- asi también en virtud del tercer ca

[ocr errors]
« PreviousContinue »