Page images
PDF

se diferencia en que so hace por medios violentos, por cuya razón algunos intérpretes lo han definido, violenta rei alien® ablatio, y en que es delito mas grave por la mayor alarma que difunde, por el mayor escándalo que produce, y por los mayores peligros á que compromete. Por esto era castigado en el orden criminal severamente por las leyes Julias de vi publica y de vi privatá en juicio público, acusación que podia entablar el robado en lugar de la que en el presente título se le concede. Mas no es este el aspecto bajo que aquí debe considerarse, sino bajo el de la indemnización civil y de la indemnización pecuniaria que otorga el derecho al ofendido.

Qui res alienas rapit, tenetur quidóm ctiam fwrti (quis enim magis alienam rera invitó dominó contrectat, quám qui vi rapit? ideoque recté dictum est, eum improbum furem esse): sed lamen propriam actionem ejus delicti nomine prwtor introduxit, qu» appellatur vi BonoHum HAPTORLM,et est intra annum quadrupli, post annum simpli. Quae actio utilis est etiam si quis unam rem, licét minimam, rapuerit (a). Ouadruplum autem non totum preña est; et extra poenam rei persecutio, sicut in actione furti manifesti diximus: sed in quadrupló inest et rei persecutio, ut poena tripli sit, sive comprebendatur raptor in ipsó delició, sive non. Ridiculum est enim, levioris esse conditionis eum, (jui vi rapit, quam qui clám amo— 'vet (b).

El que roba cosas agenas queda sin duda obligado por la acción de hurto (porque ¿quién quita mas la cosa agena contra la voluntad de su dueño que el que la roba? Por esto es que del que comete este delito se dice con verdad que es un ímprobo ladrón). Sin embargo, el pretor introdujo contra este delito una acción especial que se llama vi bonorum raptorum, y es del cuadruplo durante un año, y después del año, solo del simplo. Esta acción es aplicable en el caso de que se haya robado una cosa por pequeña que sea (a). Mas no todo el cuádruple» es pena, ni ademas de la pena puede perseguirse la cosa, como hemos visto al tratar de la acción de hurto manifiesto, sino que en el cuádruplo está comprendida la persecución de la cosa; de modo que la pena es del triplo, bien sea aprehendido el delincuente en el mismo delito ó no, porque seria ridículo que fuera de mejor condición el que roba que el que hurta (b).

•: ■»,r ■ ",:

ORIGENES.

(o) Copiado do Cayo. (j. 209, Com. III de sus Inst.)

(6) Conforme con Paulo. (%. 5, ley 9, tit. IV, lib. XXXIX del Dig.)'

Comentarlo.

Tenetur furti. — La palabra furtum, hurto, se toma ya en una acepción mas lata, ya en otra mas estricta: del primer modo comprende al hurto tal como lia sido considerado en el título que antecede y al robo, y del segundo comprende solamente al hurto.

Propriam actionem prcetor introdtixit.— En un fragmento del Digesto (i) se han conservado las palabras del edicto del pretor: si cui doló malo, hominibus coactis damni quid factum esse dieetur, sive cujas bona rapta esse dicentur, in eum, qui id fecisse dieetur (intra annum, qué primún de ea re experiundi potestas ftierit, in quadriirplum, post annum in simplum), judicium dabo. De aquí se infiere que para que hubiera lugar al edicto del pretor era necesario que se cometiese el despojo con intención criminal, doló malo, como en los demás delitos: por esto si creyendo alguno que una cosa era suya, la quitase al que reputaba sin derecho para retenerla, no quedaba sujeto á la acción vi bonorum raptorum. Infiérese también que ha de haber violencia, hominibus coaclis bona rapta, pero no debe entenderse por estas palabras necesario para que baya lugar á la acción, que sea mas de uno el que haya sido robado y mas de una la cosa robada; basta por el contrario que sea uno el robado ó una la cosa, por insignificante que sea su valor (2): -por esto dice el texto, etiam si quis unam rem, licét minimam, rapuerit. La acción vi bonorum raptorum tiene con la de hurto dos puntos de semejanza: el primero, que, como ella, solo tiene lugar en las cosas muebles (3); y el segundo, que se otorga ú las mismas personas (4). Pero diforénciase 1.°, en que es mista de rei persecutoria y pasnw persecutoria, porque en el cuadruplo esta comprendida la estimación de la cosa, lo que no sucede en la acción de hurto que es puramente penal, ó pwnce persecutoria, porque el cuadruplo ó el duplo respectivamente se entienden fuera de la indemnización debida al ofendido; 2.°, en que bajo el punto de vista penal, es decir, por lo que hace al triplo, es anual y no perpetua, como sucede con todas las acciones de -su clase que dimanan del edicto del pretor, lo que no se verifica tampoco en la penalidad de la acción de hurto, que según se ha visto traia su origen de las Doce Tablas. La acción vi bonorum raptorum como en su mayor parte es penal, no se da contra los herederos del que robó, ni aun por el provecho que del delito ha podido resultarles: basta la condiccion para que por medio de ella consigan los dueños de lo robado la indemnización de los perjuicios que por el robo se les originaren (55).

Como al principio de este texto dice el Emperador que el que roba

[ocr errors]

queda obligado también por la acción de hurto, es claro que la elección entre esta acción y la de robo, vi bonorum raptorum, corresponde al que tiene derecho de entablarlas, esto es, á aquel á quien interesa que la cosa no hubiera sido robada. Las circunstancias de cada .caso deben indicarle lo que le sea mas favorable; cuando el robo reúne los requisitos del hurto manifiesto, sin duda que tendrá mayor utilidad en entablar la acción que nace de él, porque, independientemente de la reivindicación y de la condiccion furtiva, podrá obtener el cuadruplo: obtendrá también mayores ventajas si entabla la acción furli nec manifesti, después del año de cometido el robo, porque por ella consigue el duplo á titulo de pena ademas del simplo que por reivindicación ó por la condiccion furtiva sacará siempre, al .paso que la acción vi bonorum raptorum solo le servirá para el simplo, ó lo que es lo mismo, para conseguir la indemnización de lo que se le robó. Elegida por el interesado una de estas dos acciones, no puede intentar la otra, á no ser para pedir lo que se contiene de mas en la acción que no haya ejercitado (i).

1 Quia timen itíi competit hsec actio, si doló maló quisque rapuerit: qui aliquó errore inductus, suam rem esse existimans, et imprudens juris, eó animó rapuit, quasi domino licéat rem suam etiam per vim auferre a possessoribus, absolvi debet. Cui scilicet conveniens est, nec furti teneri eum, qui eódem hoc animó rapuit (o). Sed ne, düm

"taita excogilentur, inveniatur via, per quam raptores impune suam exerceant avaritiam , meliils divalibus constitulionibus pro bac parte prospectum est, ut nemini liceat vi rapere rem mobilem, vel se moventem, licét suam eamdem rem existimet; sed si quis contra statuta feccrit reí quidem Suk dominio cadere, sin autem aliena sit, post restitutionem ejus, etiam testimationem ejusdem rei prestare. Quod non solílm in mobilibus rebus qua rapi possunt, constitutiones obtinere censuerunt, sed etiam in inva— siontbus, qua; circa res solí fiunt,

Mas cómo esta acción solo se da 1 contra el que con mala fé ha robado, de aquí dimana que debe ser absuelto el que, inducido por error creyendo que una cosa era suya, é ignorando el derecho, se apoderó violentamente de ella, en la inteligencia de que el dueño puede quitar la cosa propia aun por medios violentos i aquel que la posee. A esto es consiguiente que ni tampoco estará obligado por la acción de hurto (a). Mas para evitar que los que roban encuentren á la sombra de tales pretestos, medios de llevar á cabo impunemente sus deseos criminales, las constituciones imperiales han mejorado el derecho acerca de este punto , estableciendo que nadie pueda apoderarse por la fuerza de un objeto mueble ó semoviente, aunque crea que es suyo. Si alguno quebrantare esta determinación perderá el dominio de la cosa; pero si esagena, después de restituirla, pagará su valor. Las coustiluciunes

[ocr errors]
[ocr errors][merged small]

(o) Conforme con Ulpiano, (§.18, ley 2, til. VIII. lib. XLVII del Dig.)
(6) La constitución á que se alude es la ley 7, til. IV, lib. VIII del Uád.

Comentario.

Dolo maló.—Para cometer robo es menester tener intención de perpetrarlo, porque como se ha dicho antes, es indispensable la intención de delinquir para que haya delito. Por lo tanto el que se apodera violentamente de una cosa agena creyendo que es suya, si bien queda sujeto á otras penas en los términos que esplica el texto, no á la de robo ni á la de hurto.

Düm talia excogiientur.— Era necesario para evitar los desórdenes que resultarían de que cada uno se administrara justicia por su mano, impedir que se apoderase violentamente de las cosas el que era ó se creia dueño de ellas. Como según queda dicho, no podia ser perseguido ni por la acción de hurto ni por la de robo, las constituciones imperiales establecieron el remedió eficaz de que habla el texto.

Divalibtis constitutionibus.—La constitución á que aquí alude Justiniano, citada en los orígenes, es de los Emperadores Valentiniano, Teodosio y Arcadio.

Qum rapi possunt.—El verbo rapere y el sustantivo rapiña apiícanse solo á las cosas muebles, y en el sentido que este titulo los toma, corresponden á nuestras palabras robar y robo.

In invasionibus.— Las palabras invadere, invasio c invasor, tienen la misma significación respecto á las cosas inmuebles, que las de rapere, raptor y rapiña respecto á las muebles; unas y otras suponen despojo y violencia.

Sané in hac actione non utiqué expectatur, rem in bonis actoris esse, nam sive in bonis sit, sive non sit, si tamen ex bonis, sit locum haec actio habebit. Quare sive commodata, sive locata, sive pignerata, sive etiani deposita sit apud Titium sic, ut intersit ejus, eara

No es necesario para entablar esla 2 acción que la cosa robada esté en los bienes del que la entabla, con tal que se encuentre entre sus bienes: asi, bien se halle una cosa arrendada, ó dada en comodato, ó en prenda, ó aun en depósito á Ticio, con tal que tenga interés en que no

se la roben, como si, siendo depositario, hubiera prometido responder de la culpa, ó la posea de buena fé, 6 le corresponda en ella el usufructo o cualquier otro derecho en virtud del que esté en su interés que elrobo no se cometa, tiene una acción aquel a quien se ha robado, no para que le den la propiedad, sino lo que ha perdido de entre sus bienes, esto es, de su fortuna. Y por regla general puede decirse que en' todos aquellos casos en que se concede la acción de hurto cuando la cosa ba sido sustraída ocultamente, en los mismos se otorga la acción de robo.

ORIGENES.

Tomado de Ulpiano. ($§. 22, 23 y 24, ley 2, tit. VIH, lib. XLVII del Dig.)

Comentarlo.

non auferri, veluti si in re deposita culpara quoqué promisit, si ve bomi fide possideat, si ve usuinfructum in eá quis habeat, vel quod aliud jus, ut intersit ejus non rapi: dicendum est, competeré ei hanc actionem, ut non dominium accipiat, sed illud solum quod ex bonis ejus,quirapinam passus est, id est, quod ex substantiá ejus ablatum esse proponatur. Et generalitér dicendum est, ex quibus causis furti actio competit in re clam facta, ex iisdem causis omnes hahere hanc actionem.

In bonis. — No se oponen en este lugar las palabra in bonis á las de in dominio, sino que se toman en un sentido mas estenso, significando toda clase de propiedad.

Ex bonis.—Aluden estas palabras, como después esplica el texto, á las cosas que, no siendo propiedad de aquel a quien fueron robadas, estaban entre sus bienes y que por la obligación que tiene de restituirlas le ocasiona diminución en su patrimonio. Pero debo observar que algunas veces las palabras in bonis y ex bonis, á diferencia de lo que en este lugar sucede, representan una misma idea (1).

?e fcií <Wtuua¿ <)« cite título ccu Üa6 <)cf? íetecijo

- c

Cojno en este titulo no se trata del robo considerándolo como un delito público, sino solo bajo el aspecto del interés privado de aquel contra quien se cometió, poco tengo que añadir á los principios generales que espuse al comparar las doctrinas romanas y españolas en el título que precede. Las leyes de Partidas (2) establecieron la pérdida

[ocr errors]
« PreviousContinue »