Page images
PDF

su crédito, ó liicn Jo buen grado y do común acuerdo con su deudor convenga en que ambos se separen de la obligación contraída , que son los modos de disolverse las obligaciones de qdc aquí se trata, siempre vendrá á resultar quo se da el acreedor por satisfecho.

Pero si me limitara á esponer y esplicar la doctrina de los textos que este título comprende, sin duda omitiría doctrinas interesantísimas que no conviene que pasen desapercibidas en una obra elemental; por esto sin separarme del método del Emperador, añadiré los modos de disolverse las obligaciones que no están comprendidos aquí, y asi no solamente hablaré de la solución en el sentido en que en este lugar la toma Justiniano, sino en su significación lata, en la que contiene todos los modos de terminar las obligaciones..

Esto supuesto, las obligaciones se estinguen, ó ipsó jure ú ope r.ii't'ptionis. Terminan ipsó jure, cuando la obligación se estinguc de modo que no queda acción alguna por derecho civil para reclamar. La frase ipsum jus se contrapone en este lugar al derecho pretorio que da también medios contra la acción civil, pero medios indirectos á que se denomina excepciones , porque asi como hay obligaciones civiles y pretorias, hay también modos de disolverlas, otorgados ya por el derecho civil, ya por la equidad del pretor: estos últimos vienen á dejar ineficaces las obligaciones-, no directamente ni eslinguiéndolas en su origen, sino' sirviendo de defensa á aquellos contra quien se hacen valer. Los modos do disolverse ipsó jure las obligaciones son : el pago, la aceplilacion, la novación, el mutuo disentimiento , la pérdida de la cosa , la confusión y la concurrencia de dos causas lucrativas. Las causas por que pierden su eficacia per e.irejitionem ú ope exceptionis , son: la .remisión , el pacto constitutum, la compensación, |a prescripción y la restitución in integrum.

Tollitur autem omnis obligatio solutione fjus, quod debelur; vel si i|iüs, consenliente creditorc, ;iliud pro alio solverit. .Vcc turnea interfc'st, quis .so/caí, utrúm ipsi', qui debel, an alius pro eo: liberatur enini el alió solvente, site sciente debilore, sive ignorante, vcl incitó, >olutio Gat. Item si reus solverit, etiani hi, qui pro inlervcnerunt, liberantur (a). Idem ex contrarió i'onliugit, si Gdejussor solverit: non i iiiin solus ipse liberatur, sed etiam reus (li).

Toda obligación se disuelve por el pago de lo que se debe, ó cuando el deudor con consentimiento del aprecdor da una cosa por otra. No importa que sea el deudor, ú otro por él, quien haga el pago, porque queda libre pagando otro por él, bien lo sepa, bien lo ignore, y aunque sea contra su voluntad (a). Asimismo cuando el deudor paj*a, quedan libres todos los que intervinieron por él. Lo mismo recíprocamente acontece si el fiador paga; pues que no solamente él queda libre x sino tambjen el deudor principal •'(>).

ORIGENES.

(á) Conforme con Cayo. ($. 168, Com. III de sus Inst.; y ley 53, tit. III, lib. XLVI del Dig.) (6) Conforme con Paulo. (Ley 06, tit, I, lib. XLVI del Dig.)

Comentarlo.

Solutione.—De las cuatro significaciones que, según se ha dicho, tiene la palabra solutio, la tercera es la que corresponde á este texto: quiere decir por lo tanto la realización del hecho ó la entrega de la cosa, objetos de la obligación; y para tal caso traducimos la palabra solutio con la de pago ó paga. En este sentido se liberta de la obligación el que restituye la cantidad que tomó en mutuo, el que devuelve la cosa que recibió en comodato ó en depósito, el que entrega la alhaja que vendió, el que pone á disposición del inquilino la casa que dió en arrendamiento. Mas si bien este párrafo comprende el cumplimiento de toda clase de obligaciones cuando se hace dentro de las condiciones y las leyes del contrato , aun se refiere mas especialmente ú aquellas cuyo objeto es que se trasfiera la propiedad de alguna cosa, lo que debe verificarse para que el pago se tenga por hecho legalmente, y quede por lo tanto el deudor libre de la obligación.

Ejus, quod debetur. — No puede pagarse una cosa por otra (1) ni prestarse un hecho por otro (2), sin que consienta en ello el acreedor. No se reputa que se da una cosa por otra cuando la moneda que se devuelve es de diferente clase que aquella que se recibió , á no resultar 'de esto perjuicio para el acreedor (3). Hay, sin embargo, algunos casos en que'la necesidad justifica el que se pague diversa cosa de aquella que se debe: asi sucede cuando la cosa debida ha perecido habiendo incurrido en demora el deudor (4), ó cuando es agena y el dueño no quiere desprenderse de su propiedad , viéndose por lo tanto privado el deudor de entregarla en pago (5), ó cuando lo debido es parte de otra cosa que no admite división ó no puede dividirse sin graves perjuicios (6), y en otros casos análogos. Lo mismo, según se ha indicado en otro lugar, sucede en las obligaciones de hacer, las que en caso de no prestarse el obligado á su cumplimiento se resuelven en obligaciones de dar (7);

[ocr errors]

y mas adelante se verá que en las causas noxales tiene lugar también el dar en pago una cosa por otra. La obligación siempre debe ser cumplida en el tiempo convenido, y ett el lugar señalado (1); y hacerse el pago en totalidad y no por parte, á no ser que convenga en ello el acreedor, semél et simñl, según la frase de los intérpretes , porque oomo dicen Pomponio (2) y Ulpiano (3), las obligaciones deben disolverse del modo que se han contraído. El célebre Alciato, sin fundamento bastante, trató de impugnar esta doctrina; pero á pesar de su autoridad ha prevalecido casi sin contradicción el principio de que el pago debe hacerse íntegramente y no por partes, y que por lo tanto puede rehusar impunemente el acreedor el que de este último modo se le haga. Ademas de los lugares del Digesto que quedan citados, puédense presentar en apoyo de ésta . opinión otros, que aun mas directamente resuelven la dificultad. El pago por partes ocasiona frecuentemente perjuicios al acreedor, verdad reconocida por el derecho (4); y Como nadie puede ser juez de loa perjuicios que se siguen al acreedor mas que él mismo, es claro que á su pesar no puede ser compelido á recibir por partes, cuando ha llegado ya el dia del cumplimiento de la obligación, lo que por entero se le debe: agrégase á esto que se halla declarado espresamente que el acreedor no puede ser compelido á recibir mas que en los términos en que se contrajo la obligación (5). Cuando la deuda consiste en cierta cantidad de dinero que el deudor no encuentra , puede entregar en pago lo mejor que tenga, prévia tasación judicial; á lo que se llama dación en pago, «falto in solutionem, beneficium dationis in solutionem (6).

La regla general de que la deuda debe ser satisfecha integramente , admite una escepcion respecto á las personas que gozan del beneficio de competencia. Como se ha visto en otro lugar, estas solo pueden ser condenadas in quantum faceré possunt, esto es, de modo que no caigan en la indigencia, y que conserven lo que les es necesario para vivir con arreglo á su clase y posición; beneficio que es personal á los deudores, y de consiguiente no puedo ser alegado, ni por los herederos (7), ni por los fiadores (8). Ocasión se presentará mas adelante de ampliar la doctrina relativa al beneficio de competencia.

[ocr errors]

Consentiente crcditore.—Cuando el deudor satisface al acreedor que lo consiento una cosa por otra, queda libre de la obligación (1), pues que la satisfacción del acreedor se tiene por paga, como dice Clpiano (2): satisfactio pro solutionc est. Mas respecto á las obligaciones, cuyo objeto es trasferir á otro el dominio de una cosa, en tanto deben reputarse estinguidas en cuanto la cosa dada por otra se ba becbo del que la recibió, de modo que no pueda quitármele; en otro caso queda subsistente la primitiva obligación, aun cuando no se baya perdido por consecuencia de la eviccion mas que una parte de lo que se dio en pago (:}). Esta doctrina es ostensiva al caso de que la cosa así dada en pago estuviese entregada en prenda á otro, porque entonces podrá muy bien el acreedor pignoraticio conseguir que se la entreguen (4), y quedará privado de ella el que la recibió en pago. Según Cayo (5) refiere, disputaban las antiguas escuelas de Sabinianos y Proculeyanos acerca de si cuando se pagaba con consentimiento del acreedor una cosa por otra, la obligación quedaba estinguida ipsó jure ú ope exceptionis: sostenían esto último los Proculeyanos, pero prevaleció la opinión de sus contrarios.

Nec interest, quis solvat. — Cuando uno paga con intención de libertar de la obligación al deudor, la obligación queda disuelta del mismo modo que si hubiera pagado el obligado verdaderamente: fúndase esto en que el objeto de la obligación se llena completamente, y en que nada importa al acreedor que sea el deudor ú otro el que le pague.

Liberalur el alió solvente. — Estínguese en este caso ipsó jare la obligación respecto al acreedor, si bien puede nacer otra obligación contra el antiguo obligado y á favor del que paga.

Sive sciente debitore.—El deudor que da orden á otro para que pague por el, verificado esto, y estinguida la obligación antigua, queda en virtud de la acción contraria de mandato obligado á satisfacer al mandatario lo que este hubiere satisfecho por consecuencia de la orden que recibió. Lo mismo sucede en el caso de que estando presente el deudor permite con su silencio que otro pague en su lugar, porque entonces se entiende que hay un mandato tácito.

Sioe ignorante. — En este caso el que ha pagado sin conocimiento del deudor principal tendrá la acción negotiorwn gestorum. Vel invitó. — El que paga contra la voluntad del deudor, si bien

(1) Ley 17, til. XUI .lili. VIH .leí Cód.

(2) Ley ü-2, lit. III, lib. XLVI del I)i«. (."í) l.cy V6 ilcl misiiiu lilula y libru. (I) Loy 20 del íiirsiuu titulo y libru

(3) g. 108, Coro. III de sus Insl

lu liberta de la obligación, no tiene ningún recurso contra él, porque se considera que le lia querido hacer un» donación.

Puede preguntarse si en el caso de que el deudor no sabe que otro paga por él ó no quiere que lo baga , podrá ser competido el acreedor á recibir el pago de la deuda. Como por regla general ningún perjuicio se sigue al acreedor de que sea otra persona y no el deudor quien le pague, parece que se baila en igual caso el estreno que quiere pagar, que en el que se encontraría el mismo deudor si fuera él quien lo hiciese. Este no podría compeler al acreedor á que recibiese el dinero, pero tendria el derecho de ofrecer el pago y consignarlo, lo cual equivaldría y produciría los mismos efecíos que si el acreedor lo hubiese recibido: mas para esto es menester que haya dos actos, el del ofrecimiento del pago y el del depósito: el ofrecimiento debe ser de toda la cosa debida en el tiempo y lugar convenidos; el depósito ha de hacerse con arreglo á lo que ordene la autoridad judicial, que es la que en tal caso suple la representación del acreedor (1). Este modo de satisfacer la obligación solo es aplicable á las que consisten en dinero; en las domas quedará libre el deudor, aunque abandone la cosa cuando el acreedor rehusa el pago y es causa por su tardanza de perder lo debido (2). Mas á pesar de todo lo espuesto, puede ocurrir que alguna vez tenga el acreedor un motivo justo para no recibir el pago del tercero que lo ofrece; entonces no deberá convertirse en daño suyo una recusación que es legítima: asi sucede con el dueño de una heredad dada en enfitéusis, si otro que no es el cnfiléuta , sin contar con la voluntad do este, quiere satisfacer el cánon enfitéutico, porque semejante pago no seria un reconocimiento del dominio, como el de la persona que por la ley del contrato debía ejecutarlo, y por lo tanto en este caso sise obligara al dueño á recibir el cánon, se le despojada implícitamente de su derecho.

Qui pro intervenerunt, Uberantur. — Disuelta la obligación principal, están también disueltas todas las accesorias; bajo las palabras qui intervenerunt, comprende el texto á los fiadores y á los que los. romanos llamaban mandafores. Está fuera de toda duda que del mismo modo deben considerarse como terminadas las demas obligaciones accesorias, esto es, las de prenda y de hipoteca (3).

[ocr errors]
« PreviousContinue »