Page images
PDF

ile las estipulaciones, ha destinado esclusivamente otro (1) á las de los esclavos: en ambos han quedado ya espuestos los principios capitales de la materia que se toca en el presente, por cuyo motivo me detendré poco en su esplicacion.

Expositis generibus obligationum, qua? ex contractu, vel quasi ex contractu nascuntur, admonendi sumus, acquiri votis non solüm per vosmetipsos, sed etiam per eas personas, quse in vestrá potestate sunt, veluti per servos vestros et íllios (a); ut tamen, quod per servos quidém vobis acquiritur, totum vestrum fiat; quod autem per liberos, quos in potestate habetis ex obligatione fuerit acquisitum, hoc dividatur secundüm imaginera rerum proprietatis et ususfructus, quam nostra discrevit constitutio; ut, quod ab actione quoquomodo perveniat, hujus usumfructum quidém habeat pater, proprietas autem filio servctur, scilicét paire actionem movente secundüm novelice nostra constilutionis divisionem (b).

Después de haber espuesto las diversas clases de obligaciones que nacen de un contrato ó como de un contrato, debemos advertir que las obligaciones se adquieren no solo por vosotros mismos, sino también por las personas que están en vuestra potestad, por ejemplo, por vuestros esclavos y por vuestros hijos (o): lo que adquirís por medio de vuestros esclavos es todo vuestro; mas la útilidad que os resulté de la obligación adquirida, por los descendientes que están en vuestra potestad, se divide á imitación de lo que ha determinado nuestra cons* titucion respecto á la propiedad y al usufructo de las cosas: así el pro-* vecho que venga de una acción corresponderá en usufructo al padre y en propiedad al hijo, debiendo ser entablada la acción por el padre, según la división establecida en nuestra novela (b).

ORIGENES.

(o) Tomado do Cayo. (§. &>m. III de sus Inst.)

(b) Alude á su constitución que es la ley 8, tit. LXI, lib. VI del Gód.

Comentarlo.

Totum vestrum fiat.—Respecto á las obligaciones de los esclavos no hay diferencia; las adquieren siempre á beneficio de su señor.

Hoc dividatur secundüm imaginem rerum.—La doctrina que en este texto se establece acerca de la adquisición de las obligaciones _ do Jos Mjos que se hallan en potestad, está basada sobre la teoría de peculios espuesta ya en otro lugar (2). Consecuencia de ella es que si la adquisición de las obligaciones ha sido hecha con relación á los peculios castrense ó cuasi-castrensc, corresponderá esclu

[ocr errors]
[graphic]

Tomado casi literalmente de Cayo. (§. 161, Com. III de sus Inst.)

[ocr errors]

Comentarlo.

Qaos borní fide possidetis.—Aplícase aquí la regla general, enunciada en otro lugar, de que la buena fé tanto da al poseedor cuanto la verdad de las cosas al dueño (1), y guarda armonía con la especial relativa á la adquisición del dominio por medio de los esclavos poseídos con buena fé (2).

2 Per eum quoqué servum, in quó I En estos dos mismos casos adqui- i

u&umfruclum vel usum habetis, si- rís por el esclavo en el que tenéis

militér ex duabus istis causis vobis el usufructo ó el u.so<

acquiritur. .. ,,

ORIGENES.

Tomado de Cayo. (§. 16o, Com. III de sus Inst,.)
Comentarlo.

Usumfructum.—La doctrina que aqui se establece, á saber, que corresponde al usufructuario la obligación adquirida por el esclavo, ó bien provenga del trabajo de este, ó bien sea relativa á una cosa de aquel, guarda perfecta consonancia con lo que en otro lugar (3) queda espuesto respecto á las adquisiciones en general, hedías por los esclavos que se tienen en usufructo; por lo tanto del usufructuario será la acción que nace para exigir el salario correspondiente al esclavo que contrató con un tercero su servicio, y de él será también la acción proveniente del arrendamiento que el esclavo hizo de una cosa de que era propietario el que le tenia en usufructo.

Vel usum.—Parece que en este lugar quiere equiparar en u.n todo Justiniano al esclavo que está en uso con el que está en usufructo; sin embargo, esto carece de exactitud. Gayo, de quien, como queda espuesto en los orígenes, tomó Justiniano las palabras del texto, omitió las de vel usum; y con razón, porque tío es del todo aplicable al esclavo poseido en uso lo que del poseído en usufructo se dice. No hay duda en que es igual la condición de ambos respecto á adquisición de obligaciones contraídas con motivo de cosas correspondientes á aquel á cuyo favor está "constituido el usufructo ó el uso, ex re vestrá, como dice el texto; pero la adquisición de la obligación hecha con motivo del trabajo de los esclavos, ex operibus suis, escede indudablemente los límites del uso: por esto dice Ulpiano en un fragmento á que Justiniano dió carácter de ley en el Digesto (4): si

(1) En el Comentario al g. 35, til. I, lib. II de estas Inst.

(2) g. 4, tit. IX, lib. II de estas Inst.

(3) J, 4, tit. IX, lib. II de estas Inst.

(2) S- inicial de la ley 14, lit. VIII, lib. VII del Dip.

quidém ex operis ejus, non valebit: quoniam nec locare operas ejus possumtis.

Communem servum pro dominica parte dominis acquirere certum est, exceptó eó, quod uni nominatim stipulandó, aut per traditionem accipiendó, illi soli acquirit, veluti cum itá stipuletur: Tino , Domino Meo Daré Spondes? (a) Sed si unius domini jussu servus fuerit stipulatus, licét antea debitabatur, tamen post nostram decisionem res expedita est, ut illi tantúm acquirat, qui hoc ei faceré jussit, ut supra dictum est (6).

Es cierto que el esclavo común adquiere para sus señores proporcionalmente á la parte de dominio que tiene cada uno: esceptúase el caso en que estipule ó en que se 1p haga la tradición para uno de ellos en particular, pues entonces adquiere solamente para este; por ejemplo , si estipulase: ¿ Prometes Dar Á Ticio, Mi Señor? (a) Pero si estipulase por orden de uno solo de los señores, aunque antes habia dudas acerca de esto, una constitución nuestra las ha desvanecido, estableciendo que se adquiera solamente para aquel que mandó estipular, como se ha dicho antes (b).

(o) Tomado de Cayo. (%. 167, Com. III de sus Inst.)

(¿>) La constitución á que aquí alude es la ley 3, tit. XXVII, lib. IV del Cúú,

Comentario.

Licét antea dubitabatur.— En otro lugar (1) he manifestado la divergencia que habia entre las antiguas escuelas de jurisconsultos, y que Justiniano, siguiendo á Cayo, desechó la opinión de los Proculeyanos adhiriéndose á la de los Sabinianos.

Ut suprá dictum est.—El lugar á que alude aquí Justiniano es el párrafo 3 del título XVII de este mismo Libro.

[ocr errors][ocr errors]

Debo remitir aquí á lo que, comparando nuestro derecho con el romano, dije en el título XVII del presente Libro.

[merged small][ocr errors]

TITILUS XXIX.

Quibus modis obligalio tollítur.

Espuestos los modos de contraer las obligaciones, pasa el Emperador á tratar de aquellos por los que se disuelven; materia que muy bien se podia haber diferido para después de esplicar las obligaciones que nacen del delito ó como del delito.

Las espresiones generales que tenían los latinos para significar la disolución de un contrato eran solutio, solvere (1), palabras metafóricas que se contraponían perfectamente á la antígiia nexus, ¡i las de obligatio y contractas, y á las de vinculum juris, frase tan usada por los intérpretes para definir la obligación; todas estas indican el lazo que une al obligado con el obligante, asi como la de solutio es la mas á propósito para significar que el lazo se desata. Cuatro son las significaciones que en el derecho se dan á esta palabra. En su sentido mas absoluto y general comprende la voz solutio el modo de desatarse la obligación, aun sin necesidad de que rcsulfo satisfecho el acreedor; asi sucede siempre que por cualquiera circunstancia venga á hacerse ineficaz el derecho de este, como por ejemplo, cuando la cosa debida perece sin culpa del deudor. Tomada la misma palabra solutio en sentido mas limitado, significa todo acto que deja satisfecho al acreedor (2); en este sentido comprende al pago, á la aceptilacion, á la novación y al mutuo disentimiento, modos de disolverse las obligaciones de que sucesivamente habla el Emperador en este título. En sentido todavía mas limitado sirve la palabra solutio para significar todo hecho ejecutado con arreglo á la obligación contraída (3). Por último , en su sentido mas estricto se refiere á la ejecución de lo prometido cuando estp consiste en entregar'una cosa, solutio nummorum; rcm, pecuniam solvere (4). El lugar en que se emplean las palabras solutio y solvere, indica siempre suficientemente la mayor ó menor latitud en que se toman.

En este título habla el Emperador de la estincion de las obligaciones por estar satisfecho el deudor, que es la segunda significación de la palabra solutio entre las que acabo de esponer; porque ó bien reciba el acreedor lo que se le debe, ó bien lo remita, ó bien nove

[ocr errors]

TITULO XXIX.

De los modos de disolverse las obligaciones.

« PreviousContinue »