Page images
PDF
[ocr errors]
[graphic]

Los varones son llamados á suce- 3 derse mutuamente por derecho de agnación hasta el grado mas remoto. Por lo que hace ¡t las hembras, se hallaba establecido que solo pudiesen percibir la herencia por derecho de consaguinidad siendo hermanas, pero no cuando estaban en grado mas remoto; aunque sus agnados varones eran llamados á sucederías por lejano que fuera el parentesco. Por esta razón la herencia de la hija de tu hermano, ó de la de tu tio paterno ó de tu lia paterna, corresponde ;l tí, mas la tuya no coi-responde a ellas; lo que se estableció por creer mas conveniente que recayeran las herencias en los hombres (a). Pero como era una cosa injusta que estuviesen escluidas generalmente como estrañas, el pretor las admite ;L la bonorum posesión en la parte del edicto en que la da por razón de la proximidad de la sangre, y con la circunstancia de que no tengan ningún agnado, ni cognado mas próxiintroducido

II n W11 I

simplicitatem legibus amicam amplexa, simili modó omnes agnatos, sive masculos sive feminas, cujuscumque gradus, ad similitudinem suorum, invicém ad successionem rocabat; media autem jurisprudentia, quiB erat lege quidéin duodecim tabularum júnior, imperiali autem dispositione anterior, subtilitate quadam excogitatá, praefatam differentiani inducebat, et penitüs eas a successione agnatorum repellebat, omni alia successione incognitá (c), donéc praotores, paulatim asperitatem juris civilis corrigentes, sive quod deest adünplentes, humanó propositó, alium ordinem suis edictis addiderunt, ct cognationis linea, proximitatis nomine, introducta , per bonorum possessionem eas adjuvabant, et pollicebantur his bonorum possessionem, quse Unde Cognati appellatur (c¡).

por las leyes de las doce tablas, las cuales, buscando la sencillez, tan recomendable en las leyes, llamaban mutuamente y sin distinción á todos los agnados, varones ó hembras, cualquiera que fuera su grado, como habían llamado i los herederos suyos. La jurisprudencia intermedia, mas moderna que las leyes do las doce tablas y mas antigua que las disposiciones imperiales, guiada por sutilezas, introducía aquellas diferencias, repeliendo absolutamente á las mugeres de la sucesión de los agnados, sin que les quedara entonces otro modo de suceder (c), hasta que los pretores, corrigiendo paulatinamente el rigor del derecho civil ó supliéndole en lo que era deficiente, agregaron en sus edictos otro órden de suceder por razones de justicia, é introduciendo Ja linea de los cognados según el grado de proximidad, prometían á las mugeres la bonorum posesión que se llama UNDE COGNATI {d).

OBIGENES. ,

(o) Conforme con Cayo. ti y 23, Com. III de sus Inst.)

(6) Conforme con Cayo. ( §. 29, Com. III de sus Inst.)

(<?) Conforme con Paulo. (?. 3, tit. VIII, lib. IV de sus Sentencias.)

(rf) Conformo con Cayo. (§. 29, Com. III de sus Inst.)

Comentarlo.

Etuim longissimó gradu.-—La sucesión legitima de los agnados no estaba limitada ¡i ningún grado; doctrina que repite el Emperador mas adelante (i), y que está también consignada en el Digesto (2), donde se dice que los agnados suceden hasta el infinito, in infinittimt.

Ut ipsm consanguinitatis jure. — La palabra consanguinitas se refiere aquí, como se ha dicho al comentar el nárrafo primero de este mismo titulo, á los hermanos y hermanas, hijos de un mismo padre. La ley de las Doce Tablas no hacia ninguna distinción entre los varones y hembras al llamar para suceder á los agnados mas próximos. Una ju

(1) f. 12, tU. VI de este Libro.

(S) i, loy 2, tit. XVI, lib. XXXVIII.

[graphic]

risprudencia intermedia, como dice el texto, y que, según la Parúfratis de Teófilo, fue introducida por los jurisconsultos, llamando á las mujeres solo en calidad de consanguíneas, introdujo una nueva división en el modo de suceder. El orden de llamamientos a la sucesión era entonces el siguiente: 1.° los herederos suyos: 2.° los consanguíneos, hermanos ó hermanas, que eran los preferidos entre todos los agnados (1): 3.° los agnados varones con arreglo á la proximidad de su grado (2): 4.° los cognados. Las hembras no consanguíneas solo eran llamadas á la sucesión del agnado, como cognadas (3). Así sucedía que al paso que estas no podían obtener la sucesión del agnado mas que en el orden de los cognados, el agnado podia sucederles en el úrden de los agnados.

Quia commodius videbatur.— Según dice Teófilo en su Paráfrasis *e creyó mas conveniente que fueran los varones preferidos á las hembras para suceder, porque son mas útiles á la república, puesto que la gobiernan, desempeñan las funciones públicas y la defienden con las armas. No tengo por acertada su opinión; mas bien parece, como dice Paulo (4), que esta preferencia debe su origen á la ley Voconia, que, imponiendo algunas incapacidades á las mujeres para recibir por testamento , se estendió después hasta cierto punto á las sucesiones legítimas.

Proximitatis nomine.—Los herederos suyos concurren todos á la sucesión sin distinción de grados: los agnados son preferidos por orden de proximidad, pero escluyen siempre á los cognados: los cognados no tienen otra preferencia entre sí que la introducida por la proximidad.

Bonorum possessionem pollicetur.—Esta era la bonorum posesión unde cognati.

Ñeque agnatus ullus, nec proximior cognatus.—La palabra prorlmior solo se refiere á los cognados, quienes por razón de su proximidad eran preferidos á los mas remotos; no á los agnados, los cuales escluian á los que no eran llamados á suceder bajo esta denominación, y por lo tanto á las mujeres.

;j A'osferó, legem duodecim tabú- I Pero nosotros, siguiendo el espi- 3 larum sequentes, et ejus vestigia ritu de la ley de las doce tablas, y in hac paite conservantes, lauda- conservando en esto punto sus vesmus quidem pra¡tores suse humani- | tigios, alabamos por su humanidad tatis , non tamen eos in plenum 1 el derecho pretorio , pero no enconcausae mederi invenimus: quare et- tramos que aplicase un remedio enim, uñó eódemque grádu natura- completo al mal. En efecto, ¿por li concurrente, et agnationis titu- , qué razón, concurriendo el mismo

(i) <f. 13, ttt. VIII, lih. IV de las S?nt. <tc Parto.

ii) j. 16, tit. viii, lih. iv .1c ha Nm.,], hnrto.

(I) }'. II, (.ora. III di' l,i< lint, dr Cijo, (t) III. VIII, lih. IV ««? Sentí

lis tiun in masculis quam in feminis »quá lance constitutis, masculis quidém dabatur ad successionem venire omnium agnatorum , ex agnatis autem mulieribus nullis pe— nitüs, nisi solí sorori, ad agnatorum successionem patebat aditus? Ideó in plenum omnia reducentes et adjus duodecim tabularum eamdem dispositionem exaequantes nostrá constitutione sanximus, oinnes legitimas personas, id est per virilem sexum descendentes , sive masculini sive feminini generis sunt, simili modó ad jura successionis legitima? ab intestató vocari, secunditm gradus sui prarrogativam , nec ideó excludendas, quia consanguinitatis jura, sicuti germanas, non habent. 4 Hoc etiam addendum nostrae constitutioni existimavimus, ut transferatur unus tantummodó gradus á jure cognationis in legitimam successionem , ut non solúm fratris filius et filia, secundúm quod jam definivimus, ad successionem patris sui vocentur, sed etiam germana consanguínea! vel sororis uterino? lilius et filia solí, et non deincéps personse una cum bis ad jura avunctili sui perveniant, et mortuó eó, qui patruus quidém est fratris sui filiis, avunculus autem sororis sua; soboli, simili modó ab u troque latere snccedant, tamquam si omnes, ex masculis descendentes, legitimó jure veniant, scilicét ubi frater et sóror superstites non sunt. His etenim personis prsecedentibus, et successionem admittentibus, ceteri gradus remanent penitús semoti, videlicét haireditate non ad stirpes, sed ín capita dividenda.

grado de parentesco natural y los mismos títulos de agnación en los varones que en las hembras, se concedía á los varones suceder á todos los agnados y se rehusaba esto a las mujeres que estaban entre estos agnados, á no ser que fueran hermanas del difunto? Por esto, abrogando absolutamente tales disposiciones , y volviendo á la ley de las doce tablas, mandamos en una constitución que todas las personas legítimas, esto es, unidas por línea de varón, ó bien varones, ó bien hembras , sean llamadas del mismo modo , según su grado , al derecho de la sucesión legitima ab intestató, y que no sean escluidas porque no tengan como las hermanas por parte de padre los derechos de consanguinidad. Hemos creído deber añadir á 4 nuestra constitución que lodo un grado, pero solamente él, sea trasferido de la linea de los cognados á la sucesión legitima, de modo que no solamente el hijo y la hija del hermano sean llamados, según queda dicho, á la herencia de su tio paterno, sino que también el hijo y la hija de una hermana consanguínea ó uterina concurran con los que anteceden á la sucesión de su tio materno , pero sin pasar de este grado de parentesco. Así á la muerte del que es tio paterno de los hijos de su hermano y materno de los de su hermana, sucederán ambas ramas igualmente , como si, descendiendo todos de varones, tuvieran un derecho legítimo á la sucesión; mas esto se entiende en el caso de que no sobrevivan ni hermano ni hermana, porque si estos últimos vinieran á la 'sucesión, los demás grados serian i cscluidos enteramente, dividiéndose 'la herencia por personas y no por estirpes.

ORÍGENES.

I.a constitución á quo alujo este texlu es la ley 14, tít. LV11I, Iui. VI del Oúd.

Comentarlo.

Nos vero.—Antes de tratar de la reforma que aquí espone Justiniano, conviene hacer alguna ligera indicación de otra innovación hecha por el Emperador Anastasio, que mas adelante mencionan espresamente las Instituciones (1). Este Emperador llamó á los hermanos y hermanas emancipados, en concurrencia con los que no lo estaban, á la sucesión legítima, como si no huhieran salido por la emancipación de la familia, pero haciéndoles cierta diminución de que oportunamente se hablará. ,

Legem duodecim tabularum sequentes.—Justiniano restableció la ley de las Doce Tablas en el sentido de dar á las hembras los mismos derechos que ¡i los hombres en su rango de agnados.

Secundúm gradus sui prmrogativam.— Por lo tanto, las hembras agnadas mas próximas en grado, escluian á los varones agnados mas remotos, corrección importante introducida en el derecho pretorio que no las admitía nunca entre los agnados, sino solo entre los cognados, en cuyo orden eran escluidas por los mas próximos.

Untts tantummodó gradus.—Lo que acaba de decir el Emperador, á saber: que las agnadas son admitidas con los agnados á la sucesión intestada, aunque sean mas lejanas en grado que las hermanas consanguíneas, se hace estensivo á las personas que están unidas por el sexo femenino, pero solo en un grado, y por lo tanto al hijo y ¡i la hija de la hermana consanguínea ó uterina, los cuales desde el orden de cognados son trasladados al de agnados, del mismo modo que si estuvieran unidos por línea de varón.

Germanos consanguínea:.—Aunque en el uso de los clásicos latinos la frase fratres germani y sórores germana; se refiere comunmente á los que tienen el mismo padre y madre, en este texto comprende también á los que solo tienen el padre común y diferente madre.

Sororis uterinos. — Por derecho antiguo, la hermana uterina no tenia el concepto do agnada, y por lo tanto era escluida no solo por el hijo de su hermano que hubiera muerto antes, sino también por todos los agnados, aunque fueran de un grado mucho mas remoto.

Solí, et non deinceps.—Llama el Emperador solamente á los hijos é hijas de hermana que están en tercer grado para que concurran con los agnados á la sucesión legítima.

Successionem admittentibus.—Porque si repudiaban la herencia ó

[ocr errors]
« PreviousContinue »