Page images
PDF

rit iidcjussisse, videri omnia solernnitér acta.

que él ha salido por fiador, se entiende haber precedido todas las solemnidades al efecto necesarias.

ORIGENES. ,

;■ • Tomado de Ulpiano. (Ley 30, tit. I, lib. XLV del Dig.)
Comentarlo..

Videatur etiam actum.—Los fundamentos de esta doctrina quedan ya espuestos anteriormente (1). •.

Del pacto llamado Constixutum.

Se ha visto que la fianza se constituye con la fórmula de la estipulación , que es un contrato, y que como tal produce plenos efectos por riguroso derecho civil. Mas á veces la obligación de responder por una deuda se hace por mero pacto, pacto que no teniendo fuerza con arreglo á los principios estrictos del derecho civil, la adquiere por la autoridad del pretor, y que produce la acción de constituid pecunia. Constituere pecuniam es fijar un dia en el cual deba pagarse lo que se debe por nosotros ó por otros. De aquí se infiere que este pacto llamado constitutum tiene íntima relación con la fianza, siempre que uno promete el pago de lo que otro debe. Se diferencia de ella en que ademas de no requerir la estipulación para que valga (2), el que celebra el pacto constitutum puede obligarse mas estensamente que él deudor principal, y por lo tanto .á cosa diversa, con tal que sea del mismo preeio; lo que se funda en que con beneplácito del acreedor puede pagarse una cosa por otra (3), y también mas pronto (4), en otro Jugar (5) y á otro acreedor (6), aunque no mayor cantidad (7). En todo lo demás se equipara el pacto constitutum á la fianza (8).

Del senado-consulto Veleyano. . .

En el Libro primero al tratar de las personas, se vió cómo se modificaron sucesivamente los rigurosos principios del derecho antiguo que consideraban á las mujeres ó en potestad agena ó en perpetua

[ocr errors]
[graphic][subsumed]

La nulidad de las obligaciones de las mujeres en los casos establecidos por el senado-consulto Veleyano puede ser reclamada no solo por ellas mismas, sino también por sus herederos (1), por sus fiadores(2), por los que han dado prendas ó hipotecas en seguridad de lo que ofrecieron (3) , y por los mandatarios (4).

Hay algunos casos en que el senado-consulto Veleyano no tiene lugar. Estos son:

1. ° Si el acreedor es menor de veinte y cinco años, é insolvente el deudor principal (5), de lo cual deducen algunos intérpretes que el privilegio de la edad es mas fuerte que el del senado-consulto Veleyano.

2. ° Si la intercesión ha sido por causa de dote , para evitar que indotadas las mujeres hallen mas dificultad en contraer matrimonio (6).

3. ° Si la obligación de la mujer se ha contraído en favor de la libertad, decisión que adoptó Justiniano resolviéndolas dudas que acerca de esto agitaban los antiguos (7).

4. ° Si la mujer ha obrado con dolo contra el acreedor, porque el senado-consulto auxilia á las engañadas, no á las engañadoras, y proteje la debilidad y no las malas artes (8).

5. ° Si se ha convertido la obligación en utilidad de la mujer (9), por faltar entonces los motivos que dieron lugar al senado-consulto.

6. ° Si para interceder percibió la mujer cualquier precio , bien sea antes, bien después de obligarse (10).

7. ° Si recibió del deudor principal la deuda que tomó á su cargo ó que garantió, porque entonces no corre peligro de perder lo que ya tiene percibido (11).

8. ° Si la mujer mayor ya de edad al tiempo de interceder, se ratificó después de pasados dos años, porque en este caso, habiendo tenido ya bastante tiempo para conocer y meditar las consecuencias de su compromiso, debe imputarse á sí misma los perjuicios que se le originen por la repetición de sus actos , á lo que se agrega que la ley supone que la mujer mas se ha obligado por su propia utilidad que

[ocr errors]
[graphic]

por la agena (i). Esto, sin embargo, no es estensivo á las intercesiones que la mujer hace á favor de su marido , aun cuando consten por escritura pública, á no ser que se pruebe claramente que se lian convertido en utilidad de ella (2) , limitación puesta para evitar los peligros en que la coacción y el predominio de los maridos pudieran hacer caer á las mujeres.

Es común opinión de los intérpretes, y entre ellos Heineccio, Vangerow, Mühlenbruch y Etienne, que la renuncia que la mujer haga del senado-consulto Veleyano, es válida: Donneau, Vinnio y Sala , entre otros, sostienen la opinión contraria, que me parece mas conforme á los textos del derecho romano. Ni sirve decir que siendo este un beneficio introducido á favor de las mujeres, puede ser renunciado por ellas; porque á esto puede contestarse que no es lícito renunciar á las leyes prohibitivas. Esceptúanse, sin embargo, la madre y la abuela, las cuales , en el caso de que acepten la tatela de sus hijos ó nietos respectivamente, tienen que renunciar ante el juez al beneficio del senado-consulto.

Justiniano estableció también que la intervención de la mujer fuese nula ipsá jure, á no ser que se hubiera hecho constar en un documento público firmado por tres testigos; por lo tanto, si no se habia observado esta formalidad , podia la mujer invocar la nulidad , en los mismos casos en que, protegida antes por el senado-consulto, podia presentar su escepcion: esta doctrina fue estensiva á aquellos casos á que antes no habia sido aplicable el senado-consulto, á no ser que la mujer hubiera recibido precio por la intercesión (3).

Réstame solo advertir que en el caso de que la mujer interceda en unión de un hombre por otra persona, queda el hombre obligado por el -todo , á no ser que cada uno se haya comprometido solamente por una parte , en cuyo caso por esta únicamente será el hombre responsable (4).

Couipatai-ioit ?c la.s ítalitiiaA íe cite titulo ccii (ao Ccl Oetecoc

cifaticl. ;,

No existiendo actualmente por derecho español la diferencia de pactos y contratos, no cabe distinción entre la fianza y el pacto constitutwn que adoptáronlos romanos, y se siguen las reglas ya espuestas

[ocr errors]
[graphic][subsumed][ocr errors]
« PreviousContinue »