Page images
PDF
[graphic]

El esclavo hereditario puede estipular, ó bien para ai, ó bien impersonalmente, ó bien para la herencia, ó bien para otro esclavo de la herencia, mas no para el difunto (1). No es tan claro si puede ó no estipular en nombre del heredero. Las antiguas escuelas estaban divididas acerca de este punto: los Proculcyanos sostenían que no podía estipularse asi, y en este sentido hay fragmentos de Papíniano j[2) y de Paulo (3), insertos en el Digesto, dando el último jurisconsulto por razón que al tiempo de la estipulación el heredero no era señor del esclavo; los Sabinianos sostenían la opinión contraria, fundándose en que el heredero en virtud de la adición se reputaba sucesor del difunto desde el tiempo de la muerte. A esta opinión se adhirieron Cayo (4) y Modestino (5); y en el Digesto constan también fragmentos de obras suyas en que lo dicen. Esta es una de las contradicciones que se escaparon á los compiladores de las Pandectas.

In liberis, ex quibus causis acquirere possunt. — En su lugar quedan espuestas las modificaciones que el derecho antiguo fue sufriendo en cuanto al principio general que establecía que las adquisiciones de los hijos de familia fueran esclusivamente para su padre. La introducción de los peculios dió a los hijos capacidad de derechos y de obligaciones, y por lo tanto no seria exacto equipararlos absolutamente á los esclavos, puesto que estos últimos nunca pueden contratar en nombre propio como pueden hacerlo los primeros. Por lo tanto si el hijo de familia estipula para el padre ó bien por razón del peculio profecticio, ó bien por lo que concierne al usufructo del adventicio, la adquisición sera para el padre: si lo hace por razón de los demás peculios, ó de la propiedad del adventicio , adquirirá para sí.

- Sed cuín faclum in stipulatione continebitur, omnímodo persona stipulantis continetur , veluti si servus stipuletur, ut sibi irc agere liceat: ipse cnim tantúm prohiben non debct, non etiam dominus ejus.

Si el objeto de la estipulación es S un hecho, la estipulación redundará esclusivamente en beneQcio del estipulante, por ejemplo, si el esclavo estipula que le sea permitido ir y conducir, porque en tal caso solamente á él no se puede impedir el que vaya y conduzca, y sí á su dueño.

ORIGENES.

Conforme con Paulo. (§. inicial, ley 44, tit. I, lib. XLV del fiig.)

(I) §. 2, ley 18, lit. III, lib. XLV del Dig.

i) El mismo s. 2.

(3) Ley 1G del misino título y libro.

(4) §. *, ley 28 dul mismo titulo y libro.

(5) Ley 35 del mismo titulo y libro.

Comentarlo.

Factum.^-Las cosas que son de hecho, dice Paulo, no pasan al señor (1), lo que se funda en que sustituir un individuo á otro equivale á cambiar el contrato. Mas considerando bien esto, se observa que la estipulación solo promueve el beneficio del señor del esclavo, que es el que tiene el derecho de permitir el ejercicio de lo que estipuló, convirtiéndolo sola y esclusivamente en su beneficio. . ■ . .

he agere liceat.—El hecho de que aquí se trata no es una servidumbre real , sino una simple concesión individual, en virtud de la que compete al señor la acción de obligar al promitente á que deje pasar al esclavo. Mas si el esclavo hubiera estipulado el derecho de paso en beneficio de una heredad de su señor, este tendria el derecho de obligar al promitente á constituirla, y constituida dentro de los límites que establecen las leyes, podría el mismo dueño ú otro ejercitar la servidumbre en beneficio de la heredad dominante. - .

3 Servus communis stipulandó unicuique dominorum pro portione dominii acquirit, nisi si unius eorum jussu, áut nominatim cui eorum stipulatus est: tune enim solí ei acquiritur. Quod servus communis stipulatur, si alteri ex dominis acquiri non potest, solidum alteri acquiritur, veluti si res, quam dari stipulatus est, unius domini sit.

El esclavo que pertenece á mu- 3 chos dueños, por su estipulación adquiere para cada uno de ellos en proporción á su parte de dominio, á no ser que haya estipulado por mandato de uno de ellos ó espresamente para alguno, pues entonces adquirirá solamente para este. Lo que el esclavo común estipula, corresponde íntegramente á uno de sus dueños en el caso de que no pueda ser adquirido para el otro, como Sucede cuando estipula que se le dé lo que corresponde á uno de sus señores.

ORIGENES.

Conforme con Cayo. (§. 167, Com. III de sus Inst.)
comentario.

Unius eorum jussu.—No estaban acordes las antiguas escuelas de jurisconsultos acerca de si el esclavo que estipulaba sin espresar el nombre de uno de los dueños, de quien habia recibido orden para hacerlo , adquiría solamente para este ó para todos sus señores en pro

[ocr errors]

porción á la parte del dominio. Los Sabinianos sostenían la opinión de qué el señor que habia dado la orden era el adquirente: oponíanse á esto los Proculeyanos. Justiniano, siguiendo a Cayo (i), se decidió por la opinión de los Sabinianos.

Contratación Je tai liocttmai ~bt este título cou (ai íeí Melecio • «Spaüof.

Los mismos principios que en este título se establecen, fueron adoptados por las Partidas (2).

TITÜLUS XVIII.

De división* stípulationum.

TITULO XVIII.

De la división de las estipulaciones.

En los títulos precedentes queda espuesta la división de las estipulaciones, según que eran puras, á término y condicionales, ó que en unas se deducían cosas y en otras hechos. En todas estas divisiones se consideraba la mera voluntad de los otorgantes, sin necesidad de que interviniese orden de un juez ó de un magistrado. Mas como á veces las estipulaciones son resultado de un precepto, de aquí dimana otra división de que en este lugar habla el Emperador Justiniano.

Stipulationum alise judiciales sunt, alia pretoria?, alise conventionales, alia? cotnmunes , tam prajtoriae, quani judiciales.

ORIGENES.

Copiado de Pomponio. (j. inicial, ley 5, tit. I, lib. XLV del Dig.)

Las estipulaciones son ó judiciales, ó pretorias, ó convencionales, ó comunes, esto es, tanto pretorias como j

[ocr errors][merged small]

ORIGENES.

Tomado de Pomponio. (j. inicial, ley 5, tit. I, lib. XLV del Dig.)

(1) $. 167, Com. 111 de sus Insl. (i) Ley 7, tit. XI, Part. V.

Comentarlo.

Judiciales. — Esta división de las estipulaciones judiciales y pretorias dimana de la diferencia que habia en los antiguos sistemas de procedimientos entre el juez y el magistrado, entre agere injurey agere injudició, de que oportunamente se tratará. Uno y otro mandaban que se prestaran ciertos afianzamientos, con el fin de evitar males que después podian ser de imposible ó difícil reparación. Las doctrinas de este título están intimamente ligadas con todo el sistema formulario de procedimientos romanos, y así, para no producir confusión, me limitaré aquí á decir lo mas indispensable para la esplicacion de los textos, pero de modo que sea fácil á todos , al tratar de las acciones, completar con lo que allí se diga lo que se omite en este lugar.

A mero judiéis of/ició proficiscuntur. — Esto es, las que el juez y solo el juez puede mandar dar. El juez, arreglándose á la fórmula que del magistrado recibia, examinaba la cuestión que á su decisión estaba sometida: era necesario, por lo tanto, para que mandase dar una caución , que preexistiese un litigio , y que alguno hubiera intentado una acción contra otro.

De doló cautio.—Teófilo en su Paráfrasis pone el siguiente ejemplo respecto á la caución ó estipulación de dolo : entablo yo la acción ex stipulatu contra uno que me debe cierto esclavo por consecuencia de un contrato verbal, y el demandado , conociendo que de todos modos tiene que ser vencido en el juicio, da al esclavo un veneno para que perezca poco después de haberme sido entregado; corresponde al oficio del juez, cuando hay tales sospechas, obligar al demandado que entrega el esclavo, á que dé caución de que no ha empleado ningún dolo en su daño. Esta caución viene por lo tanto á consistir en que el poseedor de la cosa demandada responda de todo dolo por el que pueda empeorar la condición de la cosa restituida. Tiene lugar también cuando el que restituye ha obtenido la cosa con violencia (1); contra el acreedor con prenda (2); contra el comprador que obliga al vendedor á que vuelva á tomar la cosa vendida por consécuencia de la acción redhibitoria (3); contra el marido en la restitución de los bienes dótales (4), y para decirlo de una vez, siempre que hay lugar á sospechar que el que posee la cosa que ha de restituir, obra con dolo para perjudicarnos (5).

La caución de dolo se hace por una mera promesa: esto es lo que

[ocr errors]

quiéren decir las leyes cuando usan la palabra multo , á diferencia do cuando quieren que una tercera persona asegure el cumplimiento, en cuyo caso se valen del vocablo satisdatio.

De persequendó servó, qui in fuga est, restituendóve pretió.— También Teófilo esplica esta caución. Si alguno, dice, hubiere comprado un esclavo mió con buona fe y sin vicio en la adquisición, corre la usucapión sin impedimento ; pero-si antes del tiempo que completa la usucapión, por ejemplo dos ó tres meses , entablare yo la reivindicación contra el poseedor, y, prolongándose el pleito, se completa la usucapión, si el siervo huye sin culpa del demandado y yo probare que el esclavo era mió , seria absurdo que fuese condenado el demandado que no tuvo participación alguna en la fuga del esclavo; pero también seria absurdo que fuese absuelto, de modo que no me quedara ninguna acción útil por este juicio. En tal caso corresponde al oficio del juez obligar al demandado á que dé una caución de que si encontrare al esclavo, entablará, como dueño que es por efecto de la usucapión, la reivindicación contra cualquier poseedor, y que me restituirá el esclavo ó su precio; mas si no estuviera consumada la usucapión , la caución no seria necesaria , puesto que el actor podría entablar sin obstáculo la acción real contra cualquier otro que poseyera el esclavo.

Esta caución de persequendó servó, restituendáve pretió, es realmente una estipulación con cláusula penal: su objeto principal consiste en la persecución y restitución del esclavo; el pago de su valor es la pena , y por lo tanto si el promitente ha hecho todo lo que estaba á su alcance para recobrar el esclavo ó ha cedido al demandante sus acciones, no está obligado á la restitución del precio.

Las estipulaciones de que habla el texto están puestas únicamente como ejemplo: otras muchas hay que pertenecen á la misma clase (1). El medio qué tiene el juez de obligar á dar las cauciones de que acaba de hablarse, es indirecto: se absuelve al demandado que la pre3ta, y se le condena si no quiere verificarlo (2).

[merged small][merged small][ocr errors]
« PreviousContinue »