Page images
PDF

Los intérpretes presentan otra cuestión interesante en el punto de que se trata, á saber: si uno de los co-promitentes podrá oponer á su acreedor el beneficio de diyision. El rescripto del Emperador Adriano, que introdujo el beneficio de división, se limitó á los co-fiadores (1), y aunque después se hizo estensivo a los mandatores , á los contutores , á los magistrados (2), y últimamente, por una constitución de Justiniano, á los que tomaban sobre si el pago de una deuda agena (3), nunca llegó á comprender á los co-promitentes. Mas , si bien el beneficio de división establecido por Adriano no les alcanza, hay otro beneficio de división introducido por Justiniano (4); en virtud de él cuando varios co-deudores tienen interés igual en una deuda, el acreedor que reclama contra uno de ellos puede ser obligado á hacer estensiva su demanda a los otros que se hallen presentes, y en este caso el juez condenará á todos los que no sean insolventes á que contribuyan al pago. :"j v'j;

Solvendó. — No solamente por la solución ó pago de uno de los co-promitentes se estingue la obligación de todos, sino también por cualquiera de los otros medios que el derecho reconoce para que concluyan las obligaciones, como la aceptilacion y la novación (5). Mas esto debe entenderse respecto á los modos de estinguirse las obligaciones por razón de la misma naturaleza de los contratos ; no asi cuando por sus circunstancias especiales queda uno de los deudores libre de la obligación , como sucedería si hubiera sido restituido in integrum, ó si en él se hubieran refundido los conceptos de deudor y de acreedor (6), porque entonces quedará la obligación subsistente respecto de los demás, lo cual es consecuencia del doble carácter que tiene esta obligación , el de una y el de múltiple.

Por lo que hace al pacto de no pedir, celebrado especialmente con alguno de los co-promitentes, debe distinguirse si se ha hecho con intención de que fuera peculiar á él, ó si es una remisión de la deuda ; ó como generalmente suele decirse , si la remisión es in personan, ó in rem. En el primer caso no aprovechará sino á aquel con quien se hizo (7): en el segundo libertará á todos los co-promiten

[ocr errors]

los (i). Mas por el contrario, si fuere uno do los co-cstipulantes el que remitiere la deuda al promitente, no quedaría este libre en ningún caso de responder á los demás co-estipulantcs, bien haya sido la remisión hecha in rem ó in personam (2).

Ex duobus reis promittendi, alius puré, alius in diem, vel sub conditione obligan potest; nec impedimento erit dies aut conditio, quominus ab eó, qui puré obligatus est, petatur.

De dos co-promitentes, el uno % puede quedar obligado puramente, y el otro á término ó bajo condición; y ni el término ni la condición serán obstáculo para que se pida inmediatamente el pago á aquel que quedó obligado puramente.

Copiado de Florentino. {Ley 7, tit. II, lib. XLV del Dig.)
Comentarlo.

AHim puré, alius in diem, vel sub conditione.—La doctrina de este texto dimana del principio que repetidas veces se ha manifestado , á saber: que la obligación co-real, aunque una en el fondo, es múltiple relativamente á los contrayentes.

Antes de pasar á otro titulo haré algunas observaciones para completar este. La obligación co-rcal no nace solamente de la estipulación, sino también de todos los contratos. Asi en el comodato, en el depósito, en la compra-venta, en el arrendamiento, en una palabra, en todos los contratos que sin necesidad de las fórmulas solemnes de la estipulación producen su efecto, la intención de los contrayentes puede imponer á muchos una obligación común, y quedar varios por lo tanto obligados in solidum á su cumplimiento (3). También puede deber su origen á un testamento ó codicilo, en que el testador haya espresado su voluntad de un modo que no deje dudas respecto de la obligación in solidum que impone (4); á un delito, cuando han sido varios los que le han cometido; ó á la disposición de una ley que obligue solidariamente á varios á alguna cosa (5).

A las doctrinas de la obligación co-real que acabo de esplanar, se opone la de la obligación que se contrae á favor de uno ó de mu

[ocr errors]
[graphic][subsumed][ocr errors]

Poco espresivas están nuestras leyes respecto á las obligaciones in solidum y pro ratá de que se ha hablado en este titulo: en su silencio, la jurisprudencia tiene admitidos los principios romanos tan conformes á la equidad. Las obligaciones en que hay varios obligantes ú obligados in solidum, reciben, en el uso común, el nombre de solidarias, y las obligaciones pro ratá el de mancomunadas ó de mancomún. En nuestro derecho hay establecida una regla que no encuentro en el derecho romano, á saber: que cuando dos personas se obligan simplemente, cada una se entiende obligada por la mitad, á no ser que espresamente se diga que cada una se obligue in solidum (2). El beneficio de división introducido por Justiniano entre los codeudores está también aceptado por nuestro derecho (3).

T1TULUS XVII.

De stipulatione servorum.

TITULO XVII.

De la estipulación de los esclavos.

En el título IX del Libro segundo de esta obra, al establecer los principios generales que rigen en materia de adquisiciones por medio de los esclavos, dijo el Emperador Justiniano que lo que adquirían por efecto de una estipulación era para su señor. En este título desenvuelve lo que entonces indicó, refiriéndose á la estipulación,

[ocr errors]

y mas adelante (1) se verá que amplía estas doctrinas, haciéndolas estensivas á toda clase de obligaciones. <>i¡v?xiltj>

El esclavo puede estipular repre

Servus expersond domini jus sttpulandi habet. Sed hoereditas in plerisque persones defuncti vicem sustinet: ideóque, quod servus haereditarius ante aditam haereditatem stipulatur, acquirit hsereditati, ac per hoc etiam hseredi postea facto acquiritur.

sentando la persona de su señor. Como la herencia en muchos casos representa la persona del finado, si el esclavo hereditario estipulare antes de que fuera adida, adquiere para la herencia, y por lo tanto para el heredero que hace después la adición.

Conforme con Hermogeniano. (Ley 61, lit. I, lib. XLI riel Dig.)
Comentarlo.

Servus. —En el Libro primero de esta obra, al hablar de la condición de los esclavos, se vio que el derecho civil no les daba consideración de personas, y por lo tanto que no eran capaces de derechos ni de obligaciones cuando se les consideraba solamente con relación á ellos mismos.

Ex persona domini. — Si bien el esclavo carecía de representación jurídica propia , podia intervenir en contratos representando la personalidad de su dueño, lo que sucedía en todos aquellos actos que no tenían el carácter de legítimos, pero solamente cuando so trataba de adquirir para él y de enriquecerlo. Por esto si el señor no tenia capacidad de adquirir, la estipulación era inútil, como si estipulaba una servidumbre predial no poseyendo su dueño una heredad vecina. Y esto no solamente sucedía en la estipulación pura, sino también en la hecha á termino ó bajo condición; de modo'que si el esclavo hubiera estipulado que se le diera una cosa para el dia en que mudase de dueño ó para el caso en quo adquiriera la libertad, el dia 6 la condición cumplida se retrotraería al tiempo do la celebración del contrato, y de consiguiente la estipulación no cedia en beneficio del nuevo dueño ni del estipulante ya manumitido, sino de su antiguo señor, porque, como dice Pomponio (2), potestas ejus tune, cum id contraheretur, nostra fuit.

Jus stipulandi—El texto se limita al derecho de estipular y calla sobre el de prometer, porque el esclavo podia hacer mejor la condición de su dueño, pero nunca empeorarla.

(1) En el titulo XVIII de este mismo Libre. (S) Ley 40. til. III, lib. XLVdelUig.

Tomo Ii. 2G

'In plerisque persona defuncti vicem sustinet. —En otro lugar (1) lie manifestado cómo se entiende la regla de que la herencia tiene la representación del difunto. Ahora debo añadir que las palabras in plerisque están oportunamente colocadas aquí: efectivamente la herencia es una persona jurídica y en tal concepto susceptible de derechos y de obligaciones; mas siempre que, ademas de la persona jurídica, se requiere la existencia de una persona física para que haya obligación , el esclavo hereditario estipula inútilmente, como se verifica, por ejemplo, en las servidumbres de uso y usufructo (2). No sucede exactamente lo mismo cuando se lega al esclavo hereditario el usufructo ó el uso, porque no viniendo la utilidad del legado tan inmediatamente como la de la estipulación, basta que cuando llegue el dia del legado, exista ya la persona física que es necesaria para la constitución de la servidumbre personal que dejó el testador (3).

4 Sive autem domino, sive sibi, sive conservo suo , sive impersonaliter servus stipuletur, domino acquirit (a). Idem juris est et in liberis, qui in potestate patris sunt, ex quibus causis acquirere possunt (b).

El esclavo adquiere siempre para 4 su señor, ó bien estipule en nombre de este, ó bien en el suyo jpropio, ó bien para un compañero suyo de esclavitud, ó bien impersonalmente (o). Lo mismo sucede respecto de los descendientes que están en potestad de su padre, en los casos en que puedan adquirir para él (b).

ORIGENES.

(o) Tomado de Florentino. (Ley 15, tit. III, lib. II del Dig.)

(6) Conforme con Ulpiano. (g. 4, ley 45, tit. I, lib. XLV del Dig.)

Cementarlo.

Domino, sibi, conservo, impersonalitér. — Cuando el esclavo estipula para sí, ó para otro esclavo que está en poder del mismo dueño, ó impersonalmente, implícitamente significa que quiere estipular para su señor, porque solo de este modo vale lo que hace: asi es que si en el momento en que el esclavo estipula, el dueño no tiene capacidad para adquirir, no vale la estipulación. Si el esclavo estipula para otro que no sea su dueño ó que no esté en potestad de su dueño, la estipulación 3erá inútil, como hecha á favor de una persona para quien el estipulante no puede adquirir (4).

[ocr errors]
« PreviousContinue »