Page images
PDF

Ex interrogatione et responsione.—De dos partes consta el contrato llamado estipulación, de la pregunta y de la respuesta: la primera tiene el nombre de estipulación, la segunda el de promesa, promissio. De consiguiente, la palabra estipulación en su sentido riguroso no es mas que la primera parte del acto (i); pero «comunmente se comprende bajo este vocablo el acto entero, es decir, la pregunta y la respuesta (2). Al que pregunta ó estipula se llama reus stipulandi; al que responde ó promete reus promittendi. El objeto de estas preguntas y respuestas es fijar de una manera seria, clara y deliberada la atención de'las partes sobre el negocio que van á celebrar, reducir á términos breves, rigurosos é indeclinables la obligación que contrae el promitente, y poner de realce el punto acerca de que ha versado el consentimiento de los contrayentes.

Dari fierive. — Las obligaciones pueden consistir no solo en dar, sino también en hacer, si bien estas últimas en el caso de inejecución por parte del promitente, se convierten en otras de daños y perjuicios, como mas adelante habrá ocasión de esponer. .

Condictio, si certa sit stipulatio. — Esta es la condictio certi de que se ha hablado ya al tratar del mutuo. Para que tuviera lugar en la estipulación era necesario que fuera cierta y determinada la cosa deducida en ella, ó comQ dicen Gayo (3) y Ulpiano (4), quid, guale, quantumque sit.

Exslipulatu.—La condictio incerti es la que jrecibe aquí el nombre de acción ex stipulatu. Esta denominación ex stipulatu ya se emplea en el derecho para señalar indistintamente teda acción que nace de la estipulación, bien sea do cosa determinada ó indeterminada, esto es, la condiccion certi ó la incerti; ya se limita, como en este lugar, á significar la acción que nace de la estipulación de una cosa indeterminada: do modo que unas veces comprende la condiccion certi y la incerti (5), y otras se limita solo á la condiccion incerti. La razón que hubo para dar frecuentemente el nombre genérico de acción ex stipulatu á la condiccion incerti que nacia de la estipulación, y contraponerlo á la palabra condictio, consiste quizás en que al principio solamente había una fórmula para las acciones de derecho estricto, que era la condiccion certi, llamada simplemente condiccion: vino después la condiccion incerti, y entonces el uso conservó la palabra condiccion para la estipulación de cosa determi

[ocr errors]

nada, y dio á la acción que nacia de la estipulación de cosa indeterminada el nombre genérico de ex stipulatu.

Si incerta.—La incertidumbre puede viciar la estipulación. Esto sucede siempre que la cosa de que se trata no tenga límites conocidos, por ejemplo, si alguno estipula que se le dé una heredad sin añadir su nombre, ó granos ó líquidos sin espresar el género, la calidad y la medida (1); mas por el contrario, la estipulación valdrá cuando la cosa tenga determinación señalada en la naturaleza, como por ejemplo, un caballo. Débc tenerse aquí presente lo que respecto al legado de cosas determinadas ó indeterminadas queda espuesto en su lugar oportuno (2), porque es aplicable en todas sus partes á la estipulación.

Forte á stipite. — Doy á esta palabra la traducción que me parece mas adecuada á la idea que quiso significar aquí el Emperador. Festo dice que stipes es una estaca ó un palo fuerte hincado en la tierra. El mismo supone que la palabra estipulación tiene otro origen que el de la de stipes, y la deriva de la voz stips, nombre que tenia una moneda do cobre entro los romanos, de donde vino el que se llamara stipendium al sueldo que recibian los soldados. Nuestro ilustre compatriota San Isidoro cree que la palabra estipulación se deriva de la de stipuli, cuya correspondencia en nuestra lengua es la de la paja ó caña de las mieses, porquo dice que los que se hacían promesas cogian por los estremos una de estas cañas,-las rompían, y que, uniéndolas después, reconocían sus obligaciones. Basta de etimologías.

[merged small][merged small][ocr errors]

olim quidém in usu fuemnt; posteíi, • autem Leoniana constitutio lata est, quae, solemnitate verborum sublatá, sensum et consonantem intellectum ab utraque parto solüm. desiderat, licét quibuscumquc verbis expressus est (6).

pueden estipular y responder en latín (a). Las palabras solemnes estuvieron en uso antiguamente, pero después el Emperador León dió una constitución en que, suprimiendo la solemnidad de las palabras, exige solamente que ambas partes tengan conocimiento é inteligencia de lo que hacen, cualesquiera que sean los términos con que se esprese (b).

(o) Conforme con Cayo. (§g. 93 y 93, Com. III de sus Inst.)

(6) Esta constitución es la ley 10, tit. XXXVII, lib. VIII del Cád.

■ . Comentarlo.

¿Spondes? Spondeo.—Aunque el texto no hace diferencia entre las varias fórmulas de estipulación que menciona, sin embargo, Cayo, de quien las tomó Justiniano, dice que la de dar i spondes? spondeo, era propia de los ciudadanos romanos, es decir, do derecho civil, y que las demás eran de derecho de gentes. De aquí dimanaba, segua advierte el mismo, que no pudiera ser pronunciada la espresada fórmula mas que en latín , al mismo tiempo que las otras, que servían para los contratos de los peregrinos, podían ser usadas en idioma diferente, con tal que el que estipulaba y el que prometía tuvieran conocimiento de la lengua en que hablaba el otro contratante. _

Sufficit congruentér responderé.—Necesario es, como se infiere del contexto de todo este párrafo, que el estipulante y el promitente oigan y hablen , por lo que ni el mudo ni el sordo podian estipular ni prometer, como mas adelante (1) dice el Emperador Justiniano.

Leoniana constitutio.—La constitución del Emperador León suprimió solamente la solemnidad de las palabras , poro quedó subsistente, sin embargo, el principio de que las palabras eran la causa de la obligación, en lo que nada innovó Justiniano, á pesar do que no faltan algunos que así lo supongan, de lo que hablaré en otro lugar.

S Omnis stipulatio aut puré, aut in diem, aut sub conditione fit.

Toda estipulación puede ser pura, ó á término, ó bajo condición.

(1) J. 7, til. XX, lib. III Je estas Inst.

ORIGENES.

Conformo con Paulo. (%. único, tit. III, lib. II de sus Sentencias; y ley.44, titulo VII, lib. XLIVdel Dig)

Puré: veluti, Quinqué áureos IuBe Spondes? idque confesthn peti potest (o). In diem, cum adjectó die, quó pecunia solvatur, stipulatio flt:

Velllti , DECEM AUREOS PRIMIS CALEN-
DIS MARTII DARE SPONDES? id autrlll,

quod in diem stipulamur, statim
quidém debetur: sed peti priüs,
quárn dies venial, non potest (o);
ac ne eó quidém, ipsó die, in quem
stipulatio factaest, peti potest, quia
totus is dies arbitrio solventis tri-
buí debet. Ñeque enim certum ost,
eó die, in quem promissum es't,
datum non esse, priusquám is prae-
tereat (c).-

Ejemplo de la estipulación pura 2 es: ¿Ofreces darme cinco áureos? Y en este caso puede pedirse inmediatamente la cantidad ofrecida (a). A término, como cuando se hace añadiendo un dia en • el cual. deba pagarse lo que se estipula; por ejemplo: ¿Me ofreces dar diez áureos en las primeras calendas de marzo? Lo que estipulamos para cierto término se debe'al instante, pero no puede pedirse hasta que se cumpla el término prefijado (b);.y ni aun puede pedirse en ■ el mismo dia señalado, porque este' queda entero al arbitrio del deudor, no siendo oierto que haya de cumplirse el .contrato en el dia que se estipuló mientras este no haya trascurrido (c).

'' ORIGENES.

(a) Conforme con Pomponio. (Ley 14, tit. XVII, lib. L del Dig.).

(b) Conforme con Paulo. (Ley 46, tit. I, lib. XLV del Dig.)

(e) Conforme con Papiniano. (§. 2, ley 118, tjt. I, lib. XLV del Dig.)

Comentarlo.

Puré.—Al hablar de la institución de herederos (i) esplique las •palabras puré, sub condilione é in diem de que habla el texto: por lo tanto solamente me debo limitar aquí á manifestar el modo con que modifican los contratos.

Idque confesüm peti potest.—También en otro lugar (2) he hablado de cuando cede y cuando viene el dia, manifestando que lo que allí decia era igualmente estensivo á las obligaciones. Repetiré aquí que cede el dia cuando nace el derecho, y que viene el dia cuando el derecho puede ejercitarse. Distintas son las reglas respecto al ceder y venir el dia en los legados y estipulaciones; y puesto que

[ocr errors]

se ha hablado ya por lo que respecta á los primeros, debo hacerlo ahora por lo que á estas corresponde, advirtiendo que la doctrina que voy á esponer no se limita á las obligaciones verbales, sino que es estensiva á toda clase de contratos. Cuando la estipulación es pura, el* dia cede y viene inmediatamente (i); mas esto no es obstáculo para que se conceda al deudor el tiempo materialmente necesario para el pago, porque como dice.Paulo (2), no se supone que él está con el bolsillo preparado.

Adjectó die.—Entiéndese esto del dia cierto, porque el incierto, esto es, aquel que no se sabe si vendrá ó no, se tiene como condición, según queda espuesto en otro lugar (3). Mas si fuera in* cierto, no en el sentido de si ha de existir ó no, sino solamente en en el de cuándo ha de existir, el dia no se tendrá por condición, como sucede en la institución de heredero y en los legados, sino que constituirá una obligación á término: en prueba de ello está espresamente determinado que en el caso de que uno prometa dar cuando muriere y da en vida, no podrá reclamar lo asi dado (i). La diferencia entre los legados y las obligaciones consiste en que en el legado el dia incierto, en el sentido de que se trata, es una verdadera condición, porque si el legatario muere antes que el testador, no tiene-efecto: esto no sucede en la estipulación, porque como todo contratanto contrae para si y para su heredero, el derecho de exigir la cosa estipulada pasa al sucesor del estipulante.

Stat'm debetur: sed peti priús, quám dies veniat, non potest.— En las obligaciones á cierto dia, cede este inmediatamente que existe el contrato, y viene tan luego como por llegar el dia es exigible su cumplimiento; de modo que la obligación existe y la solución se aplaza (5). Consecuencias de esto son que si alguno por error paga antes del término, no puede reclamarlo por la condiccion indebiti (6), que la deuda es capaz de novación (7); y que el deudor tiene derecho de pagar antes de que llegue el dia aun contra la voluntad del acreedor, porque el dia se entiende añadido en beneficio del promitente , no del estipulante (8), y cada uno puede renunciar al beneficio en su favor introducido. Mas si, antes do que llegue el dia, el estipulante reclama lo que, aunque se le debe, no puede pe

[ocr errors]
« PreviousContinue »