Page images
PDF
EPUB

'. El magistrado verdaderamente digno de este nombre debe saber que, en cualquier categoría que se halle colocado el dispensador de la justicia, siempre es juez, y por consiguiente debe tener la autoridad y la circunspeccion de « tal. Debe pesar sus acr ciónes con un santo temor; juzgar porisí mismo todos sus juicios antes de pronunciarlos (13 o); y tener siempre presente que su conducta está sujeta, al examen mas severo, no sea que el estado padezca con el remedio que ereyó conducente aplicarle (131), Ha de estar persuadido que su mayor deli¿ y . . ) y 23 . C., " ... ) , , , " ") * , ... tentarse con el estipendió que le asignan las leves (33); que su tiempo es todo del as leyes ( 3? 9 que. tiempo y o

público (33) que debe desconfiar de la

[ocr errors]
[ocr errors]

o

y - ?

ciará su encargo; que los objetos principa ies de su prudencia han de se su conduc e ... , , íJail, . 30 - 13 ta privada y los negocios de público, y por último, que "la integridad, la continencia, la economía, la decencia, la actividad, la gravedad, la templanza de genio, la presencia de áñímo, y un conocimiento filosófico de las leyes han deo ser los prin-cipales caracteres que le distingan (135). a Siendo uno de los primeros deberes del “magistrado, ó de los magistrades supremos que tienen sobre sí el honroso peso de la autoridad pública, fomentar el comercio y la industria, y conservar ó procurar la abundancia, es evidente que puedenbadémitiró prohibir, el gomercio, animarle ó tolerarle. ¿El modo de obrar en este caso será bueno si redunda en beneficio del interés nacional; en el caso contrario la misma nacion tiene elosagrado deregho de quejarse y de exijir auna, reforma. Por consecuencia inmediata el sistema administrativo debe presentar en sus resultados, la base y la solucion de las cuestiones importantes que se han suscitado acerca de los privilegios de las compañías exclusivas, la balanza del comercio, elas

aduanas, &c. El magistrado encargado de la administracion interior debe velar sobre la educacion física y moral de los niños; hacer que , se construyan, en beneficio del comercio, caminos, canales, puentes y mercados; cui- dar de que la moneda nacional tenga una - correspondencia útil con las estrangeras; - asegurar por medio de buenos reglamentos - el modo, la naturaleza y buena fé de las permutas y cambios; proteger las ciencias,

[ocr errors]

las letras y las ártes; arraigar en el corazón de la juventud el añmorá dàs buenas costumbres y á la virtud; dirigiendo sábiamente los estudios; por último, hacer del amor de la pátria la mas sólida de todas las virtudes, estrechando de este modo los vínculos de la familia. o r-.. 2 a 3 ico, o

-- Hacer inathovibles, árhenos que só prevariquen, los miembros deolós, tribunalés depositarios de la justicia eivil, criminal y de policía; disponer que los tribunales y no la autoridad administrativa (que en tocaso sería juez y parte á la vez) arreglen los intereses contradietorios del fisco con los particulares, caracteriza á un gobierno de justo. Fomentar la poblacion, la agricultura y el comercio, es própio de un gobierno que equiere asegurar la felicidad pública manteniendo la abundancia en el interior - y su consideracion en el exterior. -32 ao. Un gobierno sábio y moderado no con»viene nunca en que el derecho de propiee» dad concluya con la vida del propietario, » ni en que sobre los bienes vacantes por "» muerte de éste, solo se reconozca otro de» recho propiamente dicho que el del Estado” (1 36). La consecuencia de esta paradoja es que el Estado es el árbitro soberano de los propietarios; consecuencia que déstierra toda idea razqnable en economía política, al mismo tiempo que destruye toda nocion de libertad pública. Con efecto, asi como un pueblo se compone de muchas familias, y una nacion de muchos pueblos; así tambieno todos los biea nes del estado consisten en la reunion de riquezas de que las familias, los pueblos y la nacion tienen el dominio útil. En la familia, pues, y no en el Estado que es hijo de familia, es en donde tuvo origen el primer título de propiedad; y si el estado hereda bienes cuyo legítimo dueño es desconocido, es porque el órden de la sociedad ha querido, que lo que no perteneciese á persona determinada, perteneciese á todos (137), Roma puso en manos del Estado la soberanía señorial, y esa misma orgullosa Roma, despues de haber denigrado á sus reyes, y cubierto, la tierrá de sangre y de ruinas, y de haberse saciado de oro, se humilló como una esclava á los pies de los Césares, de los Mários y de los Sylas.:o 1 , - Como el objetó de todo estado es la perfeccion, y siendo imposible concebir la idea de una cosa perfecta si le falta la union de sus partes y la unidad del todo, aquélla sociedad será mas perfecta que, ágla unidad de su gobierno y, de suclegislacion Ql

reuna la uniformidad de su creencia religiosa. Para llegará este estado de perfeccion no necesitan los magistrados valerse de otros medios que de la persuasion (138). En una palabra, eomo elagohierno, es el principio y el centro de toda justicia, todas las jurisdicciones y autoridades dependen de él mediata é inmediatamente. . . . . - Pero estas nociónes generales del bien y del mal, de lo justo y de lo injusto, serán insuficientes si no estan ilustradas por el derecho natural. Este derecho, considerado ¿ , es lo que la naturaleza por sí ola ha enseñado á todos los animales; como por ejemplo la union del hombre y de la mujer, la procreacion de los hijos y su educacion (1 39), Considerado por la parte moral, es lo i que las razoni indica que y se haga, como arnará nuestros bienhechores, socorrera á loso desgraciadoso y defenderoá los amigos. Cuandosee le aplica á la política exterior se llama derecho de gentes; y entonces resultan principios oidénticos que la razon universal ha introducido en todos los pueblos. dizo: ;i bo, o , , , - .97 El primer movimiento, el primer pensamiento del hombre le han inclinado al agradecimiento; y el mayor testimonio de su omáturaleza divina es esa penetracion

p

« PreviousContinue »