Page images
PDF
EPUB

bre se separa de ellos tiene que volver por precision, porque ha tomado un camino opuesto á su naturaleza y que le conduciría á su destruccion.” , , , , , , a . Lo mismo sucede con los pueblos: si abandonan los elementos naturales de su conservacion para entregarse á sistemas, se ven forzados á volver atrás, ó perecen si perseveran. Estas verdades estan apoyadas en hechos incontestables, de los cuales bastará

[ocr errors]

indicar algunos. - ." o " , , C o , ...

Las manufacturas y el comercio son los elementos de la riqueza de las potencias marítimas. Olvidada Cartago de este principio quiso hacerse conquistadora llevando sus armas sobre el territorio romano, y se árruinó. La agricultura es la base de la prosperidad de las potencias continentales; y así los Asirios, los Persas y los Romanos empezaron á decaer desde que la agricultura dejó de ser su principal ocupacion; y si hóy dia se coloca á los Rusos en la categoría de las potencias mas respetables, es porque su inmensa poblacion, ocupada en los trabajos de la agricultura, tiene en ella el manantial mas fecundo de su prosperidad y grandeza. Un príncipe ruso posée por concesion del gobiermo ó por adquisicion un terreno inmenso, y . para sacar utilidad de él y que produzca me

[ocr errors]

cesita emplear muchos brazos que solo se ocupen en la labor, de la tierra. Por consiguiente se ve obligado á dedicar á sus siervos, á la agricultura, proveerá todas sus neeesidades y tratarlos con dulzura, á fin de que puedan subsistir, trabajen con provecho, y aumenten sus rentas con la propagacion. No hay duda en que el siervo es dichoso, pues no tiene otro cuidado que cumplir exactamente la tarea que le impongan, y el de amar á su esposa y velar por la conservacion de sus hijos. Si alguna vez se recuerda con dolor de que ha nacido esclavo, le consuela la esperanza de que algun dia podrá salir de tal estado, bien por medio de un trabajo continuo y bien ordenado que le granjée el afecto de su señor, ó por los ahorros anuales que las leyes le permiten hacer (1 o9).

Si un pueblo con el sistema de esclavitud se hace tan poderoso y feliz, si los crimenes son casi desconocidos en él , como lo prueba la Rusia, es evidente que una nacion libre cuya legislacion protegiese la agricultura, la industria y el comercio interior se elevaría al mas alto grado de dicha y prosperidad, aun cuando no ofreciese una prueba irrecusable de esto mismo la China, cuyo sistema de economía está fundado exclusivamente en dichos principios.3

Se mé objetará tal, vez que los Asirios y los Egipcios, esos colosos, tan terribles, han desaparecido cómo, las repúblicas griegas de la faz de la tierra; á lo que contestáré que la Asiria se aniquiló con las conquistas de Nino y Semíramis, y Egipto con las de Sesostris; y si se ha dicho cón algun fundamento que Babilonia en la época de su mayor esplendor se parecia á una hermosa flor que se contempla hoy y no se encuentra ya al otro dia (1 ro), se puede añadir que Nabucolasar y los demas soberanos fueron los que ajaron esta flor haciendo de los

babilonios una nacion guerrera.

En efecto, durante la guerra se abandona por necesidad la agricultura, que es la señal mas infalible de la riqueza y felicidad de un pueblo; y como la poblacioñ está en razon de los progresos del cultivo, es indudable que las conquistas, entorpeciendo el desarrollo de la poblacion, y desviando de la agricultura y del comercio, han arruinado estos imperios poderosos, así como despues fueron causa de la decadencia de Roma. Por el contrario, ¡qué felices resultados no deberá producir el dirigir sábiamente los hombres ácia esas fuentes inagotables de prosperidad! El pueblo que tiene asegurada su subsistencia y satisfechas todas sus necesidades, verá desaparecer los delites, esos pie jqs abominables, de la indigencia idy de ela qciosidad, al aspecto de la abundangiai y de las crecompensas concedidas al trabajo, El poder nacional fundado en la poblacion ( , 1), esultivo de la tierra, y la Roosporidad de la industria y del comercio, tendrá la estabilir dad que no le pueden dar, jamás el sisfema insensato de conquistas, ni la posesion fugaz y estéril de las minas de oro y plata; y

finalmentes, la civilización y la moral hará

rápidos progresos, pues un pueblaborios y feliz se civiliza purificando sus costumbres, En el hombre físico se encuentran necesariamente dos grandes clasificaciones, á saber, individuos, robustos, é individuos débiles, Del mismo modo en el hombre moral se distinguen dos individuos diferentes, que son el racional ó inteligente, y el que no goza de esta prerogativa; y en el hombre social el sabio y el ignorante. Existe, pues, una especie de esclavitud establecida por la naturaleza misma de las cosas; pues una porcion del género humano tiene que depender por precision de la otra. Para destruir en lo posible esta desigualdad entre los hombres, han recurrido los filósofos á las leyes políticas y á las civiles (112). Estas leyes deben ser perfectamente idénticas entre sí; porque sin este requisito no tendrian fuerza ni se ebservarian; lo que prueba la necesidad en que se encuentra el legislador de tener siempre á la vista la teoría completa de la organizacion social, y de no apartarse jamás de los principioso del derecho. 22 5 o 21 - o so, o , ( * , o A., os o El derecho, en toda la extensi deía palabra, es "la luz de la razon que rige igualmente á los hombres de todos los tiempos y ¿ mismo tiempo que dirige el insinto y la inteligencia del hombre, le considera ya en el círculo estrecho de su famifia, ya en la masa de los pueblos; y presenta esas reglas sencillas y sublimes que han llenado de admiracion á todos los siglos. Así, desde el instinto que le inclina ácia la muger, hasta el cuidado que tiene de sus hijos; desde la educacion de éstos hasta el afecto que manifiesta á cuanto le rodea; desde aquél sentimiento interior que le hace compasivo con los desgraciados y agradecido á los beneficios, hasta el que le coloca en la clase de los seres superiores, haciéndole sacrificar todas sus pasiones á la necesidad de servir á la amistad, á la justicia ó á la patria, un mismo y solo impulso guia al hom

bre y le sostiene.

« PreviousContinue »