Page images
PDF
EPUB

cuestro, del depósito y de todos los cona tratos en general: décimotercio , asegurar á cada' ciudadano su honor, su vida, su libertad y su propiedad, por medio de una sábia distribucion de castigos y recompensas: décimocuarto, proponer los medios de concluir las contestaciones que se susciten entre los particulares; y finalmente mantener la tranquilidad de todos y de cada uno en particular con el aparato y desarrollo de la fuerza pública.'.

Lá réunion de las leyes consideradas con respecto á las relaciones que los hombres y los pueblos tienen entre sí, forma lo que se llama derecho de gentes. Miradas con respecto á lás

tos gobernados tienen con el ejercicio del poder soberano, constituyen el derecho público; y el derecho civil cuándo se consideran con respecto a las relaciones que tienen los hombres entre si (84). Él derecho' natural, que verdaderamente es la razón general de los pueblos, sirve de base á estas tres especies de dere chos (85).

Las leyes son generales ó especiales, positivas; 6, convencionales, afirmativas, ne gativas ó facultativas. Las primeras sirven de regla á todos en general (86); las segundas se pueden aplicar á casos que se sue,

as relaciones

que los

I

loa

len presentar muy rara vez (87).

Las leyes-positivas están fundadas en el derecho natural, y sin hacerse públicas regulan lo presente, lo pasado y lo venidero. Por el contrario, las leyes convencionales escán establecidas sobre reglas adoptadas por cada pueblo en particular, y no tiehen la fuerza de ejecución hasta que han sido-sot emnementé publicadas, i skrivendintos

Leyes afirmativas son aquellas que previenen lo quel debe hacerse; negativas las facultativas dejan á arbitrio de cada uno ometerse 6 no coñformarse á lo que ellas prescriben als

Bibiu Şe pueden sentar como bases generales de a legislacion. que la justicia la verdad son os vínculos que unen toda sociedad 78 8). que el estado, por el mismo hecho de la sociacion, es un cuerpo idéntico de que uno

es mienibro (89), que pierno, cualquiera que sea su forma, por necho ó por derecho representa la voluntad nacional, y por esta razon usa de la soberanía, la cual no puede existir sino en tanto que está apoyada por fuerzas coercitivas y por la atitoridad legal; que sin la union de fuerzas y de autoridad el estado perderia su consideracion , en el exterior y su

01:59

k

[ocr errors]

C. 010

tranquilidad interior; que de todos los gobiet. nos aquel es mas esencialmente amigo de la causa pública en donde los intereses de todos en general, y de cada uno en particular, se protejen y conservan mas religiosainente; que los hombres, desiguales, entre sí en facultades físicas y morales, tienen con relacion áiela: libertad civil igual derecho a la benevolencia de la sociedad (90); que se debe considerar la persona del ciudadano como que constituye una parte del estado 19. 10. en casi todas las obligaciones que contrae, como perteneciente a una familia que tambien pertenece al estado (92); que por la utilidad general es preciso renunciar á la igualdad de condicion que parece estar

del

(, siendo el objeto de esta clasificacion mantener a los ciudadanos ó súbditos en una dichosa tranquilidad : que no puede existir ésta si los gobernados no prestan una obediencia ilimitada á los que tienen el derecho de mandar; que la obediencia consiste en ejecutar lo que está mandado, y en no hacer lo que está prohibido; que á los padres debemos la primera obediencia (94), y la segunda nos está

nos está prescrita por sola la cualidad de miembros del estado; que las leyes deben ser conformes con el método de gobierno establecido, acomodadas á las

[graphic]

costumbres, y cuya fuerza derive de la sabiduría con que han sido concebidas, de la claridad de su redaccion, y de las solemņidades observadas en su promulgacion.

Los deberes del legislador pueden redu, cirse á éste solo punto:{":No querer, ni busa car sino lo justo, honesto y útil, y despues de encontrarlo, hacer de ello un precepto general y uniforme, que ( como ha dicho Demóstenes (95)) será el que merezca el nombre sublime de ley." Todos deben so meterse á él, porque una ley es un presente de la divinidad, la decision de los sabios, la regla de las faltas cometidas de propósito o sin intencion, y el pacto comun y çivil que obliga a todos los ciudadanos (96). Sin embargo, ¿por qué caractéres- podremos reconocer la verdad en materias de legislacion?. ?8949

La verdad ties lolquetes (97); mas para çerciorarse de que una cosa existe realmente, es necesario armiarse de la antorcha de la experiencia o de la autoridad de los tęs, timonios. Así para asegurar de hecho que esa hermosa flor de perfume tan, delicado y delicioso y de formas tan graciosas, es una rosa, se recogeny las opiniones de todos los naturalistas, que han descrito, los caraod téres que la distingueno del mismo modo

para afirmar que Bærington (98.) es culpable, interroga el juez al tiempo, al lugar y á las personas.

edib El que trata de aplicar a'la legislación el resultado de los hechos sigue un camino opuesto; porque debe apoyari fas conside raciones que preserita no solo en el testimonio material de las cosas, y en la aserción de los escritores, sino tambien en la autoridad de la experiencia y en una grande desconfianza de si mismo y de los de Alás. En esta material es mucho mas dificil averiguar la verdad; pues los historiadores, mal instruidosis llevados de motivos vergonzosos, sustituyen muchas veces à dos hechos sistemas ó escritos poco' verídicos; y frecuentemente tambien si reflexionamos sobre nosotros mismos nos vemos forzados á adoptar opiniones erróneas y funestas por que;lisonjean-puestras patsiones, 5x - Si la ciencia de la legislacion es dificil, lo es mucho mas cuando hay que aplicarla a instituciones táuevas. Sería pues muy útil peunir tos parecërës bien meditados de hombres» sábios', y cadál legislador debería hacer ana especie de abnegacion de sí mismo. Suce. de todo lo contrarios y por eso casi siempre la admision to desaprobación de una ley se convierterenulnegocio de partido: citit

« PreviousContinue »