Page images
PDF
EPUB

formes al derecho natural y de gentes, y estar extendidos en términos claros y precisos, teniendo por base la buena fe y la lealtad. Se anulan los tratados por haberse concluido, el tiempo estipulado, por consentimiento, mútuo de las potencias contratantes, por no cumplirse las estipulaciones que contienen, ó por la declaracion pública de guerra. La sutileza que emplean los gobiernos para tratar con los estrangeros es la ciencia política: deli conocimiento de los tratados concluidos depende la ciencia diplomática; y el arte de hacer que redunden en beneficio del estado es, lo que se llama política exterior, Esta se funda en cuatro sistemas. El primero es el de procurar hacerse superior á las demas potencias aunque esten todas reunidas. Este es el mas brillante, el mas lisonjero, y al mismo tiempo el mas funesto, pues provoca la enemistad y rivalidad de los pueblos vecinos. El segundo consiste en adquirir una superioridad de órden; en ser, por ejemplo, la primera de las potencias continentales ó marítimas. Una potencia semejante tiene sobre las otras la ventaja de la unidad de accion y de medios; pero si excita á cada paso celos acaba por arruinarse, ó pasa al primer sistema que no es menos peligroso. El tercero consiste en ser una potencia infeh

rior, pero sostenida por la fuerza de su union con las vecinas. Este sistema tiene muchos inconvenientes, pues pone al estado bajo una especie de tutela; más sin embargo suele producir un bien muy grande, pues los gobiernos que conocen su inferioridad se ocupan con mas cuidado de la administracion interior. El cuarto y último sistema es el estar una potencia en equilibrio con otra para la seguridad pública.c.; : o “Hallarse en este estado (dice el inmortal autor del Telémaco) y no ambicionar salir de él, es la situacion mas sábia y mas feliz. Sois el árbitro comun; todos vuestros vecinos son amigos vuestros, y los que no lo son se hacen por ello sospechosos á todos los demas; todo cuanto haceis parece que es hecho para vuestros vecinos y para vuestros pueblos 3 os fortificais cada vez mas; y si, como es indudable, llegais á la larga, por medio de un gobierno sábio, á tener mayor fuerza en lo interior y mas aliados en el exterior que la potencia vecina émula vuestra, entonces es necesario asegurarse mas y mas en aquella sábia moderacion que os limita á mantener el equilibrio y la seguridad comun. Es conveniente no perder de vista los males que ocasionan las grandes conquistas dentro y fuera de los estados; el ningun fru

to que de ellas se saca; el riesgo que hay en emprenderlas; y acordarse de la vanidad, inutilidad y poca duracion de los grandes imperios, y de los estragos que causan con su ruina.”.... . . . . ... - -

No se puede señalar un sistema invariable de política, pero hay principios de donde se puede sacar un plan de conducta seguro en cuanto lo permite la fragilidad de las cosas humanas, ... - "Todas las incursiones de los pueblos conquistadores se han hecho siempre del Norte al Mediodia, y del Occidente al Oriente (68). Las potencias vecinas son naturalmente rivales, y por consiguiente enemigas, á menos que se hallen en una imposibilidad absoluta de hacer mal: por el contrario las potencias lejanasecasi siempre estan ligadas por un interes comun. Sin embargo, las guerras y las grandes revoluciones que, sobrevienen en los estados pueden hacer que varíe este órden natural. b p , , , . . . . sol. ori o La guerra es el mas atroz de todos, los crímenes, pues provoca al asesinato de un sin número de hombres; á menos que al pueblo que la hace no le asistan motivos de rigorosajusticia. Puede ser continentabó marítima y muchas veces las dos, cosas un tiempo: para que sea justa es preciso que obligue á ella un peligro inminente, la necesidad de defenderse ó de auxiliar á sus aliados, de vengar una violacion manifiesta del derecho de gentes, ó de castigar los ultrages hechos á la magestad del imperio.

Pero como los estados no son siempre bastante fuertes para pedir satisfaccion de los insultos que se les haeen, es necesario que los gobernantes sepan disimularlos, hasta tanto que se presente una ocasion favorable de volver por su honor; y que tengan bastante prudencia para no emprender la guerra mientras no vean que éstá puede ser mas ventajosa que la paz. Es necesario, pues, que la razon y la prudencia justifiquen las declaraciones de guerra, y que éstas precedan á. la agresion, mas no á los preparativos... eb ro. Si la prüdencia de los magistrades sapremos consiste en no declarar la guerra sino en tiempo oportunó, la del ministro de este ramo exige que torrietales disposiciones que nada falte al ejército; que dé á las fuerzas que se le han confiado tal direccion, que no comprometa la salud de la república con la pérdida de una sola batalla, como Pompeyo en Farsalia y Francisco primero á orillas del Tessino; que conceda á los generales bastante autoridad para que se aprovechen de las ventajas que suele ofrecer la casualidad, y

s i

que se pueden malograr esperando las órdenes del ministro; que no admita, si es posible, estrangeros para la defensa del estado; y en fin, que sea mas útil cona sus consejos que con su valor. 2-ocr a o girato ob e. La guerra exige una grande celeridad en la ejecucion de las órdenes, y una disci. plina severa, que (como dice Valerió Máxia mo) es la madre de los triunfos (69). Por esta razon se ha instituido la jurisdiction miil. tar, cuyas fórmulas rápidas son los únicos garantes del ejército contradas maquinaciones de la malevolencia y de la traicion. Estas fórmulas son odiosas en el órden civil, pues dejando apenas tiempo para reflexionar, serían un instrumento terrible en manos de la tiranía. La salud de los ciudadanos exige que no sean admitidas eneb órden cir yil, así como la salud del ejército obliga á emplearlas en los asuntos puramente militares, : ( La guerra puede ser ofensiva ó defensivaio Ofensiva oes la que se hace fuera de las fronteras; y es útil cuando la nacion á quien se atacarestá debilitada ó es poco poderosa, pero que tiene lo suficiente para subvenir á las necesidades de las tropas. Defensiva es cuandose espera al enemigo en su propio territorio. Si fuese mas fuertezó tuviese un ejército rimas numeroso, es muy conveniente dejar

« PreviousContinue »