Page images
PDF
EPUB
[ocr errors]

Las revoluciones pueden sucederse en los estados sin que por eso ellos perezcan. Pero si sobrevienen despues de una guerra exterior, y las sigue una guerra intestina, y si el territorio es invadido por extrangeros despues de esta guerra desastrosa, 'será muy pro-) bable

que el imperio sea desmembrado ó disuelto enteramente; pero de todos modos! se verá reducido á un estado lastimoso de desi bilidad y penuria. i nisoin,' 21

En las discordias civiles el genio de la guerra exalta todas las cabezas, el fararlagita y atormentar a todos los ciudadanos; y idesgraciados ellas si el gobierno, no'opone una sábia firmeza a este delirio desenfrenado! ¡Desgraciados, sobre todo, si se entregan á la manía de las conquistas, como los Ninos у los Sesostris !

lwn Los conquistadores (48) no reflexionan que siendo el objeto de todo gobierno hacer felices á los pueblos, cualquier proyecto de engrandecimiento es contrario á dicho obje. to, pues pone a los hombres, en un estado continuo de dislocacion y ansiedad. No ven que compran con la sangre de sus compatriotas los tristes laureles con que adornan sus cabezas; y como si los , desastres de la guerra no fuesen suficientes para castigar á su pais de la desgracia de haberlos dado el

ser', introducen en!él. los vicios y las riquezas de las naciones que han sojuzgado; riquezas impurası que vienen la parar á manos de ciertos hombres para desgracia de todos los de: masb Entonces se hace una revolucion generde en las costumbres; no se stiene en consideracion sino al que ostenta inayor fausto; y el miserable sólido 'ayer del fango, se atreve a insültar al talentoográ kanvirtud..." 154 58

Pero si Sardanapalo reposa en el seno de lai voluptuosidad, 'los a ciudadanos de todas las clases quieren á cualquier precio proporcionarse: Inuovios goces. Los ministros venden sui crédito ,olossinagistrados. bus resoluciones, y todos los ciudadanos su honor. Si por des gracia en medio de esta desorganizacion general: se levantan algunas facciones, el imperio es perdido.

r: 3: La Talės, larofa de losi.conquistadores, y la de los reyes que ignoran que para asegurar la duracion de un estado es necesario que la virtud y los talentos seanzel único título de los hönores y de las necompensas. FK Para que esto nos parezca una vana de clamacion, bastará exponer aquí la accion mecánica de la despoblacion originada por la guerza exterior y por el Sistema de conquisa tas, poniendo por ejemplo a Egipto, que en tiempos del sesostris tenia, segun Pos mejores

tantes,

eálculos, veimrey yl siete millones de 'hàbia

oriou! OT, Hİ:". 6. Un principes edice Montesquieu) que tiepe un inillon de súbditos, no puede sin arruinarse mantener unpejércitoldire passe de diez mil hombres. El de Sésostris, por consiguiente, no habria debido exceder en tiempo de paz de doscientos setenta mail soldados; y doblando.este número para el estadordel guèra ra', se verá

que podia disponer deqdinientos euarenta miloćombatientes. Estos nocle erän suficientes para conquistar la Etiopia, suje. tar á los Arabes; recorrer victorioso una gran parte del Asia lyripenetrar hasta vel Taräisi Para cubrir una linealiran dilatada ser necesi tabanropor lo menos uphillon y doscientos mil soldados, y es "creible que Sesostris loš emplearía', si se considera que en aque Ha épocatek arte de atacar las plazas estaba'muy poboadelantado, siendo preciso parazitomarlas "porllasalto, una multitud de hombres. : ti si asili PobsNo será ciettamente un cálculo exagerado súpórier que Sesostris perdió en los com bates que sostuvo por espacio de nueve años las tres cuartas partes de su 'ejército. He aquí pues novecientos mil hombres de menos; y auhique esta pérdida' parezca al pronto nada lett ruña poblacion de veinte y siete millones

de habitantes, siguiendo la progresion se ves rá que importa mucho.

Una poblacion de veiáte y siete millones de habitantes, producirá por un cálculo muy subido cinco millones y quinientos mil bombres capaces de tomar las armas: rebájese de esta suma un millon y doscientos mil solda. dos, y dando por supuesto que cada uno de estos hombres robustos destinados a hacer la guerra hubiese dado en el espacio de nueve años dos hijos varones al estado, á los veins te años de su salida para los paises estrangeros, resulta una falta de reproduccion de dos millones y cuatrocientos mil hombres. Agregando novecientos mils muertos, existe un deficit de tres millones y trescientos mil hombres. Suponiendo por otra parte que ha. ya sido igual el número de nacidos y muers tos, quedarán reducidos los cinco millones y quinientos mil hombres á dos, inillones y dost cientos mil. Estos dos millones y doscientos mil varones que debian nacer de los un mi. llon y doscientos mil., hombres arrebatados por la guerra, podrian haber dado á los, o y ocho años un hijo cada uno al estado; resulta pues insensiblemente un nuevo deficit de un millon y doscientos mil hombres, lo que unido á los tres millones y trescientos mil ya citados, compone á los treinta y ocho

diez

años despues de la invasion de Sesostris una pérdida para la poblacion de cuatro millones y medio, y reduce á un millon de indivi. duos la clase que por su edad y sus fuerzas debe ser llamada á defender la patria.

Esta inmensa despoblacion explica la rapidez con que se ha desmoronado el imperio colosal de Egipto, despues de tantas victorias que parecian deber asegurarle la dominacion del universo.

Á este principio destructor se agrega otro mas destructor aun. En el movimiento que imprimen las grandes y rápidas convulsiones de la guerra, y los acontecimientos que se agolpan en lugar de irse sucediendo, še vé atacado el órden social, y la juventud, acostumbrándose á no respetar á los hombres, no reconoce ya la autoridad de las leyes, ni tiene otros límites que su voluntad, ni aspira á otra cosa que á satisfacer sus pasiones. La infancia entona el cántico del crimen; Neron ultraja la naturaleza y su siglo casándose públicamente con Pitágoras '; las Cleis modernas se prodigan caricias estériles; la licencia une al hijo con su madre y al padre con su hija; se toma por juego el incesto, el divorcio y el adulterio, y todo es confusion, trastornó y desastres en las familias y en el estado.

f

« PreviousContinue »